Trans (més enllà) | Crítica de Teatro

Verdad y amor

Didier Ruiz reúne en 'Trans' a un grupo de personas que han cambiado de género. Didier Ruiz reúne en 'Trans' a un grupo de personas que han cambiado de género.

Didier Ruiz reúne en 'Trans' a un grupo de personas que han cambiado de género. / Emilia Stéfani-Law

Didier Ruiz abandonó el teatro tradicional en 1999 para adentrarse en una búsqueda de la esencia teatral que le ha servido para darle voz a los que él llama los invisibles. El teatro de Didier retoma la esencia del acto íntimo en el que asistimos a un espectáculo donde la verdad es la esencia ya que nos viene ofrecida por unos no-actores que nos hacen partícipe de sus más íntimas experiencias. Trans es un acto de amor a la libertad y al respeto entre los seres humanos.

Seis personas que han realizado su transición desgranan, sin ningún artificio, sus vidas provocando una empatía que hacía tiempo no experimentaba en un teatro. No hay morbo en sus historias. Didier consigue, con la selección de los trozos de vida que nos cuentan, que veamos solo sus corazones, que los acompañemos en su búsqueda pero, sobre todo, que nos acunemos a nosotros mismos y nos queramos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios