Cultura

Un minucioso mapa del sur

  • La Fundación Audiovisual de Andalucía edita desde 2004 un catálogo anual con todas las producciones realizadas en la comunidad, un registro que el pasado año contó 125 títulos

'El mar nos mira de lejos', de Manuel Muñoz Rivas, uno de los títulos incluidos en este catálogo. 'El mar nos mira de lejos', de Manuel Muñoz Rivas, uno de los títulos incluidos en este catálogo.

'El mar nos mira de lejos', de Manuel Muñoz Rivas, uno de los títulos incluidos en este catálogo.

La gran aceptación conseguida por los largometrajes de autores como Alberto Rodríguez, Paco León, Manuel Martín Cuenca o Fernando Franco puede entenderse como un símbolo de la buena salud que ha ido adquiriendo el cine andaluz en estos años, y el éxito de propuestas tan estimulantes y diversas como La Isla Mínima, Carmina o Revienta, El autor o La herida tal vez sea un síntoma del vigor de una industria en la que además trabajan técnicos e intérpretes cada vez más solicitados en el resto del país. Para dejar constancia de esta situación más allá de triunfalismos e imprecisiones, desde la Fundación Audiovisual de Andalucía se plantearon realizar un catálogo que registrara cada año el movimiento del sector, un inventario que recopilara las obras elaboradas por profesionales y empresas de la región. Las cifras de 2017 reflejan ese dinamismo: 125 títulos entre cintas de animación, cortometrajes, documentales, largometrajes, producciones para televisión, videoarte y videojuegos.

Los números se han duplicado desde la aparición del Catálogo de Obras Audiovisuales Andaluzas en 2004: la cosecha del año anterior se limitaba a una cincuentena de obras. "Pensábamos que era importante recoger nuestras producciones para identificar objetivamente lo que se hace en el sector", explica May Silva, directora de la Fundación Audiovisual de Andalucía, que califica como "única" una "herramienta que no tienen en otras comunidades". El catálogo ofrece una minuciosa descripción de cada pieza, de la que se precisan su sinopsis, su equipo técnico y artístico, los premios recibidos y los festivales en los que se ha exhibido y sus datos de contacto, rasgos con los que se quieren dar a conocer las particularidades de cada trabajo. "Nosotros no vendemos, eso lo hacen los productores", precisan desde la Fundación Audiovisual de Andalucía, "pero sí damos difusión a las obras y contribuimos a que se conozcan" acercando esta iniciativa a distribuidores, programadores o gestores culturales.

La fundación cuenta con 'embajadores' para difundir por el mundo este catálogo

Para la inclusión en este proyecto, las producciones deben haber pasado antes una serie de filtros. "No podemos reunir a un comité de expertos cada vez para valorar si se trata o no de un trabajo profesional", admite Silva. "Pero hay elementos que nos sirven de criba: si esa propuesta ha recibido alguna ayuda de la Junta o de alguna diputación, de algún organismo de ámbito nacional o europeo; si ha sido respaldada por alguna televisión o seleccionada por algún festival de prestigio", añade la responsable de la fundación.

Pronto los promotores de este proyecto comprendieron que la promoción que aportaba el catálogo debía ampliarse por otros cauces. "Fue en 2007", recuerda Silva. "Vimos que era una pena que sólo divulgáramos las obras del año anterior, cuando hay documentales o largos que por la calidad que tienen o por el tema que tratan debían seguir difundiéndose", opina Silva. Por este motivo se puso en marcha la web www.avandalus.org, en la que los interesados tienen acceso a todos los catálogos, una plataforma que desde la fundación definen como "una completa hemeroteca andaluza" que ahora mismo incorpora 1.409 producciones. Un resultado que ha exigido, apunta Silva, una labor "muy minuciosa, porque nuestras empresas son pequeñas, por desgracia, y a veces les es difícil facilitar los datos; cuando va a acabar el año nos ponemos en contacto con ellos para tener esa información".

El catálogo se distribuye en festivales, foros de coproducción y mercados cinematográficos. "A algunos podemos ir, pero somos una institución modesta y los fondos no nos permiten ir a muchos", reconocen desde la fundación, donde han ideado una curiosa estrategia para subsanar este obstáculo: los embajadores del audiovisual andaluz. "Fuera hay profesionales andaluces que hacen un trabajo muy interesante en proyectos y empresas muy potentes. Nuestra alianza permite que no pierdan el contacto con lo que se hace aquí, y ellos nos hacen el favor de compartir el catálogo allá donde van, ya sea Los Ángeles o Asia".

Otra línea de ese trabajo "callado, lejos de las alfombras rojas" que hacen desde la fundación consiste en organizar "muestras de cine andaluz, en las ocho provincias pero también fuera, con instituciones de la talla del Cervantes". Aunque la divulgación del audiovisual andaluz no se limita ya sólo a las películas, tal y como resalta Silva: "El sector se ha revolucionado con la digitalización. Hay nuevas formas de consumir, de producir, nuevos formatos de televisión, fórmulas más propias del entretenimiento que se pueden usar para la educación... Y los cambios favorecen la globalización. Tenemos que estar atentos a todo eso", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios