Cultura

Un sentimiento de pertenencia

  • Profesionales de las artes escénicas se unen en Las Vivas, un colectivo que busca soluciones al sector y con el que sus integrantes aseguran haber recobrado la ilusión

Verónica Morales, Toni Hurtado, Juan Luis Corrientes, Gina Escánez, María M. Cabeza de Vaca y Fran Pérez Román, en la librería Caótica. Verónica Morales, Toni Hurtado, Juan Luis Corrientes, Gina Escánez, María M. Cabeza de Vaca y Fran Pérez Román, en la librería Caótica.

Verónica Morales, Toni Hurtado, Juan Luis Corrientes, Gina Escánez, María M. Cabeza de Vaca y Fran Pérez Román, en la librería Caótica. / Juan Carlos Vázquez

Recuerda el director teatral y gestor cultural Fran Pérez Román que cuando coincidía con los compañeros del sector predominaba en la conversación, inevitablemente, un sentimiento de desencanto. "Veíamos que había un montón de cosas que se podían hacer en la ciudad, formas de trabajo que no encontraban ni su sitio ni los recursos necesarios para desarrollarse", comenta. Una impresión parecida poseía la actriz Gina Escánez, que percibía "un halo negro alrededor de nosotros" que tenía a intérpretes y creadores sumidos en el desánimo y la apatía. "Te decías: No voy a mover el proyecto que tengo entre manos, porque ¿para qué va a servir? Todo ese pensamiento nos ennegrecía, nos hacía creer que todo era imposible y en vez de hacer, deshacíamos".

Ese oscurecimiento, sin embargo, se ha ido disipando desde que esos profesionales decidieron unirse en un colectivo. La parálisis, sopesaron, no puede proporcionar ningún avance. "Teníamos a gente que sacaba adelante proyectos muy interesantes, con grandes ideas a las que querían dar salida... Comprendimos que había muchas posibilidades de hacer cosas e igual no estábamos teniendo la visión global para llevarlas a cabo", comentan desde Las Vivas, un "organismo cultural" que ya ronda el centenar de integrantes y que se reúne desde hace un año para buscar "una mejora del contexto en el que todos trabajamos, preguntarnos qué podemos hacer mejor para que todo ocurra de una forma más fluida, cómo podemos compartir recursos y ayudarnos los unos a los otros".

El nombre del grupo viene de la esfera en la que se mueven sus componentes, las artes vivas, una etiqueta que "que lo engloba todo, o mejor, que no excluye nada" y con la que el estudioso del teatro Patrice Pavis definió prácticas como la performance, el body art, las artes visuales, la danza, el teatro físico, el mimo, acciones políticas y el arte de acción. "Aunque aquí te puedes encontrar a un experto en nuevos lenguajes y que defiende que el teatro de texto tiene su sitio", comentan sobre la libertad y la falta de prejuicios que se respira en el grupo. "En Las Vivas hay gente de 18 años y de sesenta y tantos. Y todo lo de en medio. Y eso es una filosofía que nos representa: un extremo, otro, y todo lo de en medio". Actores, productores, bailarines y comunicadores de procedencias diversas que han sumado fuerzas conscientes de que "son más las cosas en común que las diferencias". A la reunión con este periódico acudieron los citados Pérez Román y Escánez, los actores Verónica Morales y Juan Luis Corrientes, la bailarina María M. Cabeza de Vaca y la gestora cultural Toni Hurtado, de la productora El Mandaíto.

Entre las líneas de trabajo, en Las Vivas han tanteado qué espacios de creación pueden ponerse en marcha, estudian cómo llevar los nuevos lenguajes con menor representación a las salas y cómo promover la formación de los profesionales. Pero el mayor logro, apunta Verónica Morales, "es que hemos conseguido una fuerza brutal. Que personas del sector estemos creando un camino por el que continuar es un triunfo". "Hemos pasado de la queja al deseo, y eso es maravilloso", añade María M. Cabeza de Vaca. "Habíamos intentado unirnos en otras plataformas, y todo partía de lo personal. A mí se me debe, a mí se me trata... Aquí somos todos compañeros", sostiene Gina Escánez. "Antes, si te preguntaban fuera qué pasaba en Sevilla, contabas tu proyecto, hoy podemos hablar de un relato común", valora Pérez Román, al que una vez que contó la iniciativa le dijeron algo que no olvidó: que con Las Vivas habían conquistado "un sentimiento de pertenencia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios