Cultura

Un trueque de cine (y ladrillo)

  • Juan Lebrón rodará una película documental sobre Antequera a cambio de "activos inmobiliarios".

Comentarios 1

Juan Lebrón, que lleva años, décadas, filmando postales de Antequera y ampliando su archivo fotográfico con abundante material inédito, siempre había tenido la idea de rodar una película sobre los encantos de la ciudad malagueña, donde él nació, pero por acumulación de trabajo –Andalucía es de cine y la reedición de Flamenco y Sevillanas, entre los últimos de sus muchos proyectos– o bien por dificultades financieras, especialmente en los últimos tiempos, siempre lo pospuso. “Ya la haré más adelante, ya la haré”, se decía, confiesa el director y productor, que ahora, sin embargo, ha visto el momento de hacerlo porque también ha encontrado “la fórmula” para sufragarla.

“La película la tengo en la cabeza desde hace mucho tiempo”, dice Lebrón, que tras alcanzar un acuerdo con el Ayuntamiento antequerano rodará el filme, que en principio se titulará Antequera eterna, durante prácticamente todo 2013 según sus previsiones. Para ello contará con su amiga la actriz Kiti Mánver, también natural de Antequera. Ella será una de las narradoras de la película, cuyo objetivo será poner de relieve la riqueza cultural, patrimonial y natural de la localidad y sus alrededores.

“Durante las cuatro estaciones”, explica, para poder “captar bien su carácter”, Lebrón grabará las señas de identidad “más importantes” y significativas de la ciudad, entre las que destaca, “principalmente”, enumera, su Semana Santa, pero también sus dos ferias, la de mayo y la de agosto, que “gira en torno a una de las plazas de toros más bonitas y mejor restauradas de Andalucía”; las muchas y “extraordinarias” joyas del Barroco que atesoran sus numerosos edificios religiosos (por ejemplo, el retablo de la iglesia del Carmen); el Museo Municipal de Antequera, situado en el Palacio de Nájera, donde se muestra el Efebo de Antequera, una escultura del primer siglo d.C., “uno de los mejores y más hermosos bronces romanos” hallados en la península ibérica; o sus “impresionantes” parajes naturales, entre ellos, claro, el del Torcal.

Para financiar el proyecto, Lebrón ha acordado un trueque con el Ayuntamiento de la localidad: él le entregará 250.000 copias en DVD de esta futura “película documental divulgativa”, que se venderán en lugares y establecimientos estratégicos del municipio y que se emplearán también en congresos internacionales o ferias de turismo, y a cambio el Ayuntamiento le compensará con “activos inmobiliarios de segundo orden y de los que le interesa desprenderse”, con los cuales el productor negociará con los bancos para convertir esos activos en financiación: “El 30% o el 40% del total del proyecto”, según los cálculos de Lebrón, que, a falta de completar esos acuerdos bancarios destinará alrededor de 1,1 millón de euros de su propio bolsillo, según explica.

Todo ello, afirma, para “dejar una película a las próximas generaciones”, una filmación “con carácter de perdurabilidad, no de usar y tirar, y con clasicismo”, además de con la intención “no tanto de informar como de conmover”, para lo que se apoyará también, dice, en “20 o 30 personas del mundo de la cultura”, amigos suyos y de Mánver que han visitado ya la ciudad y que en la película pasearán por diversos lugares y comentarán las sensaciones que les producen los mismos, explica Lebrón sobre este proyecto que le gustaría extender a otras ciudades andaluzas como una fórmula para ir atravesando esta crisis y a la que él mismo le pone el titular: “Cultura por ladrillo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios