Análisis

Fernando Faces

Santelmo Business School

2021: el año de la recuperación transformadora

China y los países asiáticos liderarán la reactivación económica una vez superada la pandemia. España se juega su futuro con los fondos europeos

EL próximo año 2021 será el año de la recuperación y el inicio de la transformación de nuestra economía hacia un modelo productivo más sostenible, más respetuoso mediambientalmente y más competitivo. La eficiencia a corto plazo, definida como la máxima producción al mínimo coste,se sustituye  por el nuevo paradigma de la sostenibilidad y resiliencia, como eficiencia a largo, que implica un crecimiento inclusivo, no generador de  desigualdades y que no pone en peligro los recursos naturales para las futuras generaciones. Transformación hacia un modelo digitalizado en el que los datos y la inteligencia artificial sean la base de la eficiencia a largo plazo y de la competitividad. Este es el nuevo paradigma en el que se inspira Europa .

El año 2021 será el de la recuperación. Una recuperación desigual e incompleta. Desigual porque no todos los países se recuperarán al mismo ritmo. China y Asia liderarán el crecimiento de la próxima década. Los países en desarrollo se recuperan más lentamente, lastrados por una excesiva deuda pública y una baja productividad. Dentro de la Eurozona Alemania liderará la recuperación. España, Francia , Italia y Portugal progresarán más lentamente, agobiados por el peso de su deuda pública acumulada . A finales de 2021 estos países no habrán alcanzado los niveles de empleo y de PIB del 2019 .Tendrán que seguir esforzándose hasta el 2023 para alcanzar los niveles pre pandemia. No obstante una luz ha empezado a brillar en la oscuridad de la incertidumbre. El anuncio de las vacunas ha dado un vuelco a las expectativas. La luz al final del túnel es real. Los mercados financieros lo vienen anticipando desde hace meses.

La segunda ola de la pandemia ha vuelto a restringir la movilidad y la actividad económica. En estos últimos meses los contagios y las muertes están alcanzando niveles máximos. Como comentaba hace dos meses es probable que en el cuarto trimestre de 2020 asistamos a una nueva caída del PIB. Si asistiéramos a la tercera ola pandémica es muy probable que la recuperación se retrase hasta finales del segundo trimestre de 2021. No obstante, el horizonte de la recuperación está próximo y será potente.

Recuperación desigual e incompleta

En 2021 se espera un crecimiento mundial del PIB entre el 4% y el 5%. China y los países asiáticos liderarán la recuperación. China es el país que mejor ha ejecutado la gestión sanitaria y económica de la crisis y la primera en la recuperación. Este año será la única que crezca un 2% en 2020 y un 8% en 2021. Los a países asiáticos y China liderarán el crecimiento del mundo. En los últimos 20 años China ha dado un salto espectacular en el ranking mundial de producción y consumo y en la carrera tecnológica.Pasaremos de un mundo unipolar liderado por Estados Unidos a otro bipolar liderado por China y Estados Unidos .Un mundo en el que Europa,desunida y con falta de liderazgo, no acaba de encontrar su lugar.

La derrota de Trump es la mejor noticia de 2020; Biden tendrá que reconstruir lo destruido

´

Estados Unidos crecerá en 2021 entre el 3,2% y el 3,5% , tras haber caído en 2020 el -3% . La derrota electoral de Trump ha sido la mejor noticia del año. Su sucesor Joe Biden tendrá que reconstruir lo destruido por Trump: unir a sus ciudadanos, recuperar el multilateralismo, gestionar las alianzas perdidas, impulsar el crecimiento, reducir las desigualdades y controlar el crecimiento explosivo de la deuda pública. Trump ha hecho una mala gestión de la pandemia sanitaria y no tanto de la económica. El tamaño del estímulo fiscal de Estados Unidos ha sido muy superior al europeo, a excepción de Alemania. El nuevo presidente Joe Biden está trabajando para qué el Congreso le apruebe un nuevo paquete fiscal de estímulos que superará el billón de dólares. Por otra parte la Reserva Federal ha decidido mantener la política monetaria expansiva hasta que la recuperación se consolide, sin límite de tiempo. Nuevamente la rapidez en la acción política y el tamaño de los  estímulos han permitido que la recuperación de Estados Unidos sea más potente y rápida que la de la Eurozona, a pesar de la pésima gestión sanitaria de Trump.

Los países emergentes y en desarrollo (Latinoamérica, África y otros) iniciarán la recuperación en 2021, con menor intensidad que los asiáticos. Han sufrido menos que en la anterior crisis en términos de PIB, empleo, salida de capitales y devaluación de sus monedas. El  gran problema es la  deuda pública y privada acumulada durante la pandemia, sólo sostenible con una nueva reestructuración, como prescribe el Banco Mundial y el FMI. Europa también iniciará la recuperación el próximo año con un crecimiento entre el 3,2% y el 3,5%, tras haber caído en 2020 un -7,5%. La deficiente gestión sanitaria, la indecisión y los retrasos en la toma de medidas sanitarias y económicas y la falta de liderazgo son la causa principal de su mayor recesión en 2020 y de la débil recuperación en 2021. El tamaño de los estímulos ha sido inferior al de China y Estados Unidos. La situación presupuestaria de partida ha sido uno de los condicionantes, sobre todo en España. No obstante, en los últimos meses el liderazgo de Francia y Alemania ha propiciado una decisión qué supone un salto histórico en el proceso de integración europea: la aprobación del Fondo Europeo de Recuperación,destinado a los países más castigados por la pandemia. Será destinado a proyectos de transformación digital, economía verde y sostenible, modernización y competitividad: el nuevo paradigma europeo. La aprobación del Fondo Europeo implica un salto cualitativo en la integración europea, ya que su financiación a través de la Comisión  Europea, supone un paso importantísimo en la mutualización de la deuda europea.

Una oportunidad histórica

España y Argentina han sido los dos países más afectados económicamente por la pandemia. Se espera que el PIB de España caiga en 2020 entre el -11,8% y el _-12,8%. La mayor caída del PIB de toda la OCDE. La causa es la deficiente gestión sanitaria y la persistencia de los desequilibrios estructurales: un modelo productivo centrado en los servicios y en sectores de bajo valor añadido, el escaso tamaño empresarial, la rigidez de los mercados, la ineficiencia de la administración, la insuficiente innovación y en definitiva, la escasa competitividad. El consenso de los analistas predice que España crecerá en 2021 el 6,5% . Un crecimiento  insuficiente para recuperar la caída de 2020. Habrá que esperar hasta finales de 2022 o principios de 2023 para poder contemplar la recuperación de los niveles de 2019. La gran noticia para España es la aprobación del fondo europeo Next Generation UE de 750.000 millones de euros. España recibirá ayudas por valor de 140.000 millones: 72.000 millones en subvenciones. Sin esta ayuda a España tardaría una década en recuperarse. El objetivo del fondo europeo no es sólo la recuperación económica sino principalmente la transformación en un modelo productivo más competitivo, moderno, sostenible, verde y digital. Las ayudas deben de dirigirse a proyectos de inversión que cumplan con estos objetivos. El plazo para la presentación de proyectos es el mes de abril y su disposición dependerá de que España cumpla con los objetivos marcados por Bruselas y las reformas pendientes recomendadas a España en los dos últimos años . La recepción de las ayudas estará condicionada al cumplimiento de los objetivos y reformas, bajo el control de Bruselas. España no puede desaprovechar esta oportunidad histórica. De la honesta, responsable y eficiente gestión de estos recursos dependerá su futuro inmediato .

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios