El Íbex 35 retrocedió ayer un 0,65%, hasta los 7.934,3 puntos, en un contexto marcado de nuevo por el baile de fusiones bancarias que arrancó con la unión de Caixabank y Bankia y que podría continuar con la posible integración de Liberbank y Unicaja, y BBVA y Sabadell.

Tras las subidas del lunes de ambas entidades, las acciones de BBVA cayeron un 4,4% en la sesión de ayer, mientras que las de Banco Sabadell sumaron otro avance del 6,75%. Además de Sabadell, en el lado de las ganancias destacaron las subidas de Bankinter (1,38%), Mapfre (1,12%), PharmaMar (1,03%), Caixabank (0,83%), Siemens Gamesa (0,74%), Santander (0,72%) y Bankia (0,71%).

Por el contrario, las mayores caídas las han presentado Solaria (-4,42%), BBVA (-4,4%), Grifols (-2,85%), IAG (-2,79%), Colonial (-2,75%) y Meliá (-2,69%).

En España, el Tesoro Público colocó 1.020 millones de euros en letras, dentro del rango medio previsto, y lo hizo cobrando menos a los inversores en la referencia a tres meses y manteniendo los tipos negativos a nueve meses.

El resto de plazas europeas presentaron comportamientos dispares, con subidas en París (+0,21%) y Milán (+0,55%) y descensos en Londres (-0,87%) y Fráncfort (-0,04%).

El barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para EEUU, cotizaba en 40,99 dólares, mientras que el crudo Brent, de referencia para Europa, marcaba un precio de 43,35 dólares. Por su parte, la prima de riesgo española se mantenía en 64 puntos básicos, con el interés exigido al bono a diez años en el 0,072%, mientras que la cotización del euro frente al dólar se colocaba en 1,1863 billetes verdes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios