Análisis

francisco andrés gallardo

Arrimadas

Cataluña ha dejado de ser lo que fue y va dejando de ser lo que imaginábamos sobre aquella tierra tan lejana en tren y tan cerca de nuestra gente. La tierra de la prosperidad, de Cruyff, de la gente cumplidora que se ganó a pulso el sueño olímpico de Samaranch. Todo eso quedó atrás, ya lo hemos ido asumiendo, pero la locomotora de la bilis del complejo de superioridad y el falseado victimismo va sin frenos.

En la Cataluña de los Jordis enchironados por vertidos tóxicos se boicotea a Serrat y hubo catetos que fueron pidiendo que no se viera un documental que homenajeaba al trovador de Poble Sec. Pese a esa movilización el programa de TV3 fue lo más visto de la noche. Porque la semblanza se emitía en la cadena autonómica, una afrenta imperdonable en la casa de los cancerberos. El independentismo sigue a sus anchas con toda su cerrazón porque siguen contando con esta plataforma de funcionarios adictos donde el fuego de las mentiras sigue quemando las naves de los delirios. En TV3, ni un paso atrás hasta buscar su 155, que es lo que desearían.

Ya el año se inició en la cadena catalana parodiando a Inés Arriamadas como el vomitivo comensal que explota en El sentido de la vida de los Monty Phyton. Hacia la de Ciudadanos no se puede transmitir odio sino algo peor, asco. Es la consigna de TV3 a través de su programa más indigno, Polònia, cuyo director y editor, Toni Soler, pidió que atropellaran a los jueces del Supremo. Hace ya muchos años que Polònia no hace humor, sino que destila veneno. Más quisieran acercarse a ser una chirigota chungaleta.

A la Arriamadas real la intentaron acorralar esta semana preguntándole por qué hay diputados naranjas que no cantaron Els Segadors en el Parlament. Ella se sorprendió con ese celo de control de TV3 hacia Ciudadanos. En el lado constitucionalista se respetan todos los símbolos oficiales e himnos. Por una pitada ya entendimos a ras de calle que en Cataluña teníamos un problema más grave de lo que creían en la Moncloa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios