Análisis

rogelio velasco

Buenas noticias sobre el déficit

Desde el año 2008, los presupuestos de la economía española han estado presentando un déficit primario, esto es, un déficit sin computar los intereses por el pago de la deuda. En unas condiciones normales de la economía -crecimiento no superior al 3% e intereses no mayores del 2,5%, aproximadamente- esa situación de déficit primario no es sostenible, porque la economía no es capaz de financiar los gastos corrientes y de inversión, sin recurrir de manera creciente al endeudamiento. El pago por intereses va creciendo y se van dedicando menos recursos para educación, sanidad, salarios de los funcionarios, etcétera.

El Ministerio de Hacienda acaba de publicar los datos de déficit del mes de junio y, por primera vez desde 2008, los presupuestos presentan un superávit primario, esto es, sin computar los intereses por el servicio de la deuda, el presupuesto presenta un balance positivo. Es una cantidad pequeña -unos100 millones de euros-, pero señala una reducción sustancial respecto de los 7.500 millones del primer semestre del pasado año y, en todo caso, un reflejo de la reducción que ha ido experimentando de manera continuada, desde los más de 31.000 millones del año 2012.

La aparición de superávit primario tan rápidamente durante los últimos cinco años muestra también la dureza del ajuste por el lado de los gastos, junto a la clara recuperación económica desde el año 2014.

Esta cifra, además, refuerza la idea del cumplimiento del objetivo de déficit total para el conjunto del año, pasando del 4,6% en 2016 al 3,1% para 2017. De hecho, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AiRef), con datos cerrados hasta el mes de mayo, estima como factible el cumplimiento de ese objetivo acordado con Bruselas.

Los datos del primer semestre apuntan a un elevado crecimiento de la recaudación por IVA del 9%, una reducción de gastos de la Administración Central del 6,8% e incrementos igualmente positivos -aunque menores- en IRPF e impuesto de sociedades.

En particular, el cumplimiento del objetivo de déficit por parte de las Comunidades Autónomas parece bastante probable con los datos definitivos con los que se cuenta hasta el mes de mayo. Andalucía se encuentra, junto a las Islas, La Rioja, Asturias y Galicia, entre las regiones en las que el cumplimiento es muy probable. En el otro extremo, Murcia incumplirá con seguridad el objetivo de déficit y otro grupo de cuatro Comunidades tampoco lo hará.

El proceso de contención, primero, y de reducción, posterior, del déficit de las administraciones públicas está siendo muy doloroso. Pero no hay alternativa si queremos prepararnos para el futuro inmediato. Tenemos que reducir la deuda, porque el periodo de tipos tan bajos está tocando a su fin, de acuerdo con las declaraciones del BCE. Tipos más elevados el próximo año significarán mayor gasto en intereses, que se detraerán de otras partidas presupuestarias

El Estado pasó de una deuda del 35% del PIB al inicio de la crisis al 100% actual. El sector privado pasó de una deuda del 95% al inicio del boom al 215% en 2010. El pasado año la había reducido al 166%.

La reducción de la deuda, pública y privada, hasta niveles sostenibles es una tarea de todos los agentes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios