Arranca el Telediario 1 y de repente te da las buenas tardes Alejandra Herranz cuando debía dártelas Ana Blanco. Debe tratarse de una de esas suplencias puntuales que ocurren de tanto en tanto, te dices. Que sirven para que las tapadas y los tapados exhiban la capacidad de la enorme cantera de profesionales con que cuenta TVE y en concreto Torrespaña. Lo de Alejandra Herranz de este lunes fue glorioso. Presentó con el aplomo de quien hubiera estado allí años. Y eso que el plató del Telediario siempre impone. Incluso a deshoras, sin los focos encendidos. Porque es ese espacio icónico que tanta significación tiene para quienes lo hemos respetado desde niños.

Yo mismo tuve ocasión de compartir una jornada sabatina con María Casado y David Cantero cuando estaban al frente de las ediciones del fin de semana. Quería observar el ritual de cerca, y vaya si lo viví. Desde la preparación de las escaletas en la redacción hasta la bajada al estudio blanco. Con la piel de gallina, confieso.

Pero hablaba de las Alejandras Herranz curtidas en mil batallas en el Canal 24 Horas y en otras aventuras, capaces de afrontar un informativo de hora punta y bordarlo con aplomo y precisión. Ahí están impecables Ángeles Bravo y Lara Siscar, grandes entre las grandes. Olga Lambea, Marta Jaumandreu y Ana Belén Roy. ¿Y Álex Barreiro, quién le puede toser a Álex Barreiro? O en un tono distinto, generando complicidad de la buena Rosa Correa o Beatriz Pérez Aranda.

Me acuerdo mucho de la ya ausente Susana Roza. En cierto modo representante de todo ese equipo de comunicadores de primera que saltan a La 1 a la hora de las suplencias. Menudo capital humano tenemos en la televisión de todos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios