Análisis

francisco andrés gallardo

Continental

Hay que echarle un vistazo también a historias que se rodaron hace 60 años. Cómo el cineasta gaditano Julio Diamante esquivaba como podía a la censura para de forma sutil reflexionar sobre los enfrentamientos cainitas en la sociedad española, con esa pasión tan nuestra de fabricar rencores. Los que no fuimos a la guerra (en rtve.es, se ofreció en La 2 este lunes) es una fábula de la España de hace exactamente un siglo y que realmente viene a hablar sobre las generaciones sucesivas. Diamante se jugó el tipo y su futuro con una actitud tan crítica en unos tiempos tan cerrados.

En la misma noche La 1 se inspiraba en una época similar para una ficción actual, El Continental, opuesta en aspiraciones a la silenciada película de 1962. La anterior dirección de RTVE encargó este pastiche de anacronismos sobre bandas de contrabando en lo que se supone que es el Madrid de los años 20. A lo Águila Roja los personajes se comportan como si fueran del siglo XXI pero van disfrazados de época, mientras resuena una banda sonora de música electrónica.

A partir de ahí da igual si hablamos de ajustes de cuentas, morfina, cabarés y chupas de cuero. El Continental, que firma avaricioso Frank Ariza (el de Perdóname Señor o Yo quisiera), se disipa por tramas delirantes y unos actores valiosos que deambulan por una grabación donde parece que el presupuesto daba para mucho. Un montón de artificios para una degeneración del estilo de La Señora para convertirse, con hebras de Las chicas del cable, en un remedo de Boardwalk Empire y de la británica Peaky Blinders (no hay que ser un lumbrera para notar que es casi un plagio). El Continental, pobre Michelle Jenner, es una telenovela venida un poco a más que deja en la indiferencia. Qué lástima que con las posibilidades de estos tiempos, frente a las penurias de todo tipo de los cineastas de los 60, la pública opte por producciones así para el prime time. Otra evidencia de la dudosa gestión de quienes estaban en Prado del Rey.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios