No son un supermercado, ni una farmacia, y la frialdad del Boletín Oficial del Estado nos lo ha calificado como servicios esenciales para la sociedad. Se ve que el que redacta los Reales Decretos no ha vivido una cuaresma en Sevilla.

Son esos comerciantes que están sufriendo en sus carnes el rigor del estado alarma, a los que cogió la noticia del confinamiento entregando túnicas y midiendo capirotes, enseñando costales o tomando medidas para el pequeño monaguillo que por primera vez iba a ir en brazo de sus padres acompañando a la cofradía.

Autónomos que crean emociones todo el año vendiendo incienso o pulseritas y que procuran que los nazarenos de Sevilla luzcan en su estación de penitencia bien vestidos con el hábito de su hermandad. No son la industria en serie por tallas que tanto gustan a los grandes almacenes y que incluso han copiado grandes hermandades en una actividad en el filo de la navaja de la competencia desleal.

Estas tiendas, la mayoría familiares, ubicadas en el corazón de Sevilla y de Triana mantienen empleo directo e indirecto todo el año y esta maldita pandemia los ha dejado con numerosos interrogantes sobre su futuro. Solo aquellos que hace tiempo dieron el salto de la transformación digital y mantienen viva una parte de su negocio a través del comercio electrónico pueden a duras penas pagar sus cotizaciones e impuestos. Un comercio electrónico que este año demanda incienso de forma mayor que la habitual. Ningún virus nos robará el aroma de la Semana Santa aunque nos haya arrebatado las procesiones.

En estos días que desde las administraciones se pone énfasis en los daños económicos causados a muchos sectores de la sociedad haría un llamamiento, en especial al Ayuntamiento, para que no permitan que el virus se lleve por delante a un sector tan importante del comercio tradicional de la ciudad, que en cierta forma también atrae turismo a Sevilla. Pocas ciudades pueden presumir de unos empresarios que además de generar empleo, crean emociones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios