Análisis

Juan Antonio Solís

Discusiones de bar, con be

La sonrisa de Joaquín ilustra las crónicas, pero decidió Pau López y de paso desnudó al VAR

Las crónicas van ilustradas, como no podía ser de otro modo, con la sonrisa expansiva de Joaquín, ese fenomenal futbolista al que ya no le hacía falta marcar el gol de la victoria en un derbi para ser gran ídolo verdiblanco. Su tanto distingue al jugador intuitivo que sorprende desde atrás para rematar. Y si su golpeo de derecha le ha dado decenas de goles a su Betis, también de cabeza dispara balas de cañón. El testarazo acabó con una sequía demasiado larga.

La sonrisa de Joaquín es muy fotogénica. No cabe una más expresiva. Todo lo contrario que Pau López, un chico de gesto ensimismado, que parece huir de los focos mientras trata de hacer su trabajo lo mejor posible. Y vaya si lo hizo.

Pau es el típico que en una reunión, donde varios debaten y debaten sobre cómo atajar un problema, aguarda callado, en segunda fila, y de repente halla el camino sin mediar palabra. Estaba el Betis cediendo metros y sin balón, siendo cada vez más sometido por el Sevilla, que, dicho sea de paso, tampoco dio el paso con determinación. Flotaba en el ambiente que esos siete partidos más de los de rojo, más la creciente languidez verdiblanca –como ante el Levante y el Alavés–, le habían dado la llave del partido a Machín.

Pero Pau López atrapó un balón con las manos, vio enfrente a Roque Mesa y se abalanzó sobre él para simular que el canario bloqueó su saque. Gil Manzano cometió un error: llevarse inmediatamente la mano al bolsillo para mostrar la amarilla al sevillista. El VAR sólo puede entrar en las rojas directas, no en las segundas amarillas. Del Cerro Grande, en su despacho, sí que pudo intervenir si considera que Pau cometió penalti y avisa a su colega. Pero el VAR no es un robot que contiene todos los supuestos imaginables y decide sin latidos. El VAR acaba en la mente de un hombre. Y como el hombre falla, el VAR puede fallar. Total, que hoy seguirán palpitando, como toda la vida, las discusiones de bar. Con be.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios