Análisis

pilar larrondo

El 'Efecto Faraona'

Decía Lola Flores, en su inmensa sabiduría, que prefería que hablesen mal de ella mientras que hablasen. A la Faraona poco o nada le importaba la opinión que sobre ella tuvieran, estar en boca de todos le bastaba. No le faltaba razón. De nada valen tus virtudes si no hay nadie que las alabe. De mucho sirven tus defectos si todo el mundo los critica. Vox, partido en la sombra hasta el pasado domingo, es un claro ejemplo de ello.

Parece que nadie comulga con los principios del partido y así lo hace saber. Ya sea en redes sociales, en debates televisivos o a pie de calle. El partido de Santiago Abascal defiende unos valores conservadores -"de extrema necesidad", dijo su candidato andaluz en campaña"- y unas políticas que ponen en duda la continuidad de algunos derechos a los que estamos todos ya acostumbrados. Estos postulados hacen que muchos se lleven las manos a la cabeza. Y así lo exponen. Día tras día. Si usted no sabía de Vox, Abascal o Serrano ahora podría escribir fácilmente una tesis doctoral sobre ellos. Qué han dicho, qué han hecho y hasta qué han comido. Mientras menos guste lo que salga a la luz más bombo y propaganda. El Efecto Faraona ha llegado a Vox y les viene como agua de mayo. Se pueden buscar las razones de su abrumador ascenso en el hastío de un sector de la población, en la tendencia a los extremos cuando una crisis -económica y de valores- lleva años anclada en la sociedad e incluso en esos partidos similares al de Abascal que han aparecido por toda Europa. Pero lo cierto es que la sobreexposición de Vox, tanto en medios como en redes o en las calles, ha llevado a esta nueva fuera a una situación privilegiada. Su impopularidad es precisamente lo que los vuelve populares.

Vox lo ha tenido claro desde el primer momento. Sus valores, principios y medidas son los mismos que cuando era un partido en la sombra. El rechazo a ello sería el mismo que por aquel entonces pero su nula presencia en la esfera pública mantenía a la masa en silencio. Hasta que un día se descubrió el pastel y la queja se produjo en manada. Ladran, luego cabalgamos y mientras más ruja la marabunta, más rápido cabalgarán.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios