Como se suele decir, el gozo en un pozo. Uno de los atractivos del V Centenario de la primera Vuelta al Mundo iba a ser la llegada del buque escuela español Juan Sebastián de Elcano al puerto de Sevilla en 2020. El próximo año está previsto que el histórico buque escuela, en su 92 crucero de instrucción, recree el viaje que inició Magallanes y culminó Elcano. Saldrá de Cádiz, que es su puerto base, hará escalas en puertos de América del Sur y del Norte, Asia, África y Europa, y se esperaba que terminara la travesía entrando en Sevilla. Sin embargo, la Armada lo ha desaconsejado, porque pasaría muy justo bajo el puente del Centenario (no es seguro que pudiera), y porque con las obras previstas para los tableros le van a rebajar todavía más la altura del gálibo.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Rafael Carmona, afirmó que harían nuevas gestiones para que llegue el Juan Sebastián de Elcano, aunque se quedaría antes del dichoso puente del Centenario (que es una joyita, ya lo ven), pero parece que la Armanda no es partidaria. En ello están. Para ver el Elcano, el Ayuntamiento pondría autobuses lanzaderas, ya que por allí no hay Metro, ni estación de Cercanías.

Al parecer, el Juan Sebastián de Elcano vino a Sevilla una vez, en 1929, para la Exposición Iberoamericana. Desde entonces no ha vuelto. Y ahora se ha descubierto que no cabe. En Sevilla podría caber, aunque no cupiera. Los buenos capataces hacen milagros. Recuerden los versos del poeta Antonio Rodríguez Buzón, a la Esperanza trinitaria, en su pregón: "Viene por la calle Sol/ y por calle Sol no cabe". Recuerden las pruebas con los pasos del Silencio y el Calvario para la Madrugada. En Sevilla se puede saber si un barco cabe o no cabe, con bastante fiabilidad.

Por otra parte, se está viendo que este V Centenario no tiene aún el realce que merece. Con todos los respetos, a la inauguración no vino Felipe VI, que estaba en Palma de Mallorca de vacaciones, a pesar de que fue una gesta patrocinada por la Casa Real española, con el empeño personal de Carlos I. Tampoco vino el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tan dado como es a las reuniones con cualquier colectivo. Envió a la vicepresidenta Carmen Calvo, que antaño fue consejera de la Junta.

Es una gran conmemoración, pero no la han iniciado muy en serio, empezando por arriba. Esos detallitos no pasan desapercibidos. Tomen las medidas oportunas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios