Análisis

Gumersindo Ruiz

Franz Kafka y el rescate

El título completo de la historia corta de Kafka, cuya publicación adelanta el New Yorker, es: El rescate comenzará a su debido tiempo; nada es en el fondo absurdo en Kafka, y las trampas burocráticas en sus obras siguen siendo familiares, como sufre cualquiera que intenta rellenar un "modelo" de la Administración (que no sea pagar una multa). Casi cien años después de su muerte, el título de esta historia, aunque trate de otra cosa, no se puede borrar de la cabeza, precisamente cuando los gobiernos anuncian rescates formidables de empresas tocadas por la crisis sanitaria. En España se dotan unos 10.000 millones de euros para rescatar compañías en dificultades, estratégicas como las aerolíneas, pero también se cuenta con 40.000 millones para apoyar a otras relacionadas con la salud, medio ambiente, y sus tecnologías. Hay dos cosas a destacar aquí; una, que no se trata de préstamos sino de entrar en el capital; y la otra, que por el riesgo que todos asumimos debe haber condiciones, lo que lleva a cierto control en la gestión de la empresa y participar en los beneficios que pueda generar a futuro.

Qué extraño es que mientras los países, unos más y otros menos, pasan todos por una crisis extrema -de los principales países del mundo sólo China, Indonesia y Egipto, podrían terminar 2020 en positivo-, el valor de algunas empresas en bolsa crece astronómicamente. Intento sumar los principales valores en este primer semestre, y no caben lo números en la calculadora; redondeo a miles de millones de dólares, y sale que sólo 30 empresas suman casi 2,2 millones de millones de dólares de revalorización. La principal es Amazon, con más de 400.000 millones de aumento de capitalización en bolsa, pues a pesar de dar pérdidas en el negocio de distribución, domina el de almacenaje de datos de negocios, clave en una época de trabajo remoto. Le siguen Microsoft, Apple, Tencent, Facebook, y otras como Netflix, Zoom, farmacéuticas, y fabricantes de productos de alta tecnología. Hay empresas tradicionales que se han adaptado muy bien como Audi, Nestlé, Muyuan Foods, y L'Oréal, con aumentos en Bolsa entre 14.000 y 9.000 millones de dólares, en estos meses.

Tres ideas podemos destacar; primera, que las cotizaciones son volátiles, pero dan un enorme poder a unas pocas compañías para comprar, sobre todo en operaciones en que se intercambien acciones. Segundo, algunas de estas compañías se han encontrado con todo a favor en esta crisis, y otras, como les ocurre a las relacionadas con el comercio minorista, turismo, viajes y ocio con presencia física, con todo en contra; pero hay casos intermedios donde brilla o no la capacidad de gestión. El personaje de la historia de Kafka es "como un explorador polar perdido y medio congelado, pero -dice- con la seguridad de que va a ser rescatado, tal como leemos en este tipo de historias. El hecho de que va a ser rescatado -insiste- está fuera de duda, simplemente en virtud del peso de su personalidad victoriosa". Esto es así en la ficción, donde los rescates se plantean como una exigencia, pero no estaría de más, siguiendo con la historia, que en la realidad actual los rescatables salieran al encuentro de los que vienen, poniendo en ese acto todo su ingenio y voluntad, y llevando al límite sus fuerzas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios