Análisis

francisco andrés gallardo

Guix, uy, uy

Puede ser que el nuevo Operación Triunfo, del que cualquier anécdota y meteorismo hace añicos los timelines, sea el primer programa que emite TVE que distingue a los millennials del resto de espectadores. Un formato en el que se sienten, nos sentimos, como extraterrestres aquellos que nacimos bien adentro el siglo pasado. Un talent al que no le vemos tanta calidad ni vemos tanta pasión como observan nuestros hermanos chicos o nuestros hijos. Para TVE, y su futuro, es una buena noticia. Una gran noticia.

El potencial de los neotriunfitos pasa por la gala eurovisiva de mañana. Y una vez más para el festival continental, pase lo que pase, acudiremos con un tema atrasado, con canciones que de alguna manera ya hemos escuchado. Los Sobral, por ejemplo, nos dieron una lección de lo que hay que hacer: lo que nadie se espera. No es el caso de Amaia de España y de ahí para abajo. Tal vez su dueto con Alfred sea lo más deseable para hacer un papel decoroso y generar cierta sorpresa entre baladas lánguidas. No volveremos a hacer el ridículo como con Manel Navarro pero no se está cociendo un puesto de honor. La diferencia es que gracias a OT los representantes estarán más formados y más promocionados. Esperemos que no se llegue al nivel sugestión engañosa de los tiempos de Rosa.

Manu Guix, domador de los cantantes, quiere atarles en corto en sus ínfulas ahora que son aspirantes eurovisivos. Pero Guix aunque haga su trabajo está desacreditado desde que insultó al Rey y al país en twitter. Es mejor que modere su desprecio a España. El director general de RTVE demuestra que manda bien poco porque Guix nunca debió haberse incorporado a este OT. A cambio de la pela hasta San Pedro canta, dicen por allá. Y alguno sería capaz hasta de ponerle una bandera española.

Lo mejor de OT es Roberto Leal. Ha sido crucial para lo que ha vuelto a ser este programa. Se merece un pasosodoble, para otro día.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios