Análisis

Alfonso Carmona

Presidente del Colegio de Médicos de Sevilla

Hospital Militar: por fin alguien valiente

El consejero Aguirre y su equipo han puesto en marcha el reflotamiento de este baluarte sanitario

Un cartel indica obras en el entorno del Hospital Militar en Los Bermejales. Un cartel indica obras en el entorno del Hospital Militar en Los Bermejales.

Un cartel indica obras en el entorno del Hospital Militar en Los Bermejales. / Juan Carlos Muñoz

El presidente del Colegio de Médicos de Sevilla, Alfonso Carmona. El presidente del Colegio de Médicos de Sevilla, Alfonso Carmona.

El presidente del Colegio de Médicos de Sevilla, Alfonso Carmona. / José Ángel García

El Hospital Militar de Sevilla Vigil de Quiñones, fue un referente en la sanidad militar de toda Europa y el segundo de España, sólo detrás del Gómez Ulla de Madrid.

Con sus 83.000 metros cuadrados, se inauguró en 1980 con una tecnología punta para la época. Disponía de 12 plantas más un helipuerto, 5 quirófanos de ultima generación, mucho más grandes que los de Virgen del Rocío, 750 camas, dispuestas la mayoría en 240 habitaciones individuales. Allí ejercían sus habilidades, en sus 29 especialidades, 600 profesionales entre los que había unos 500 civiles.

Era un Hospital Universitario, con gran calidad en determinadas especialidades, con formación, docencia e investigación, que se fueron al limbo del olvido. Fue Federico Trillo, quien se deshizo del mismo en 2004, como la mayoría de los hospitales del Ejército de Tierra, dejando los de la Armada, como el de San Fernando. Antes de entregarlo, el coronel retirado Ángel Guerra, que fue el gerente de dicho hospital entre 1999 y 2005, propuso varias opciones, que hubieran dejado este hospital en pleno funcionamiento, adaptándolo a las nuevas necesidades, y mejorando la ratio de camas por 1.000 h. que hoy sigue siendo la mas baja de Europa y también de España.

La Junta se hace cargo de él en 2005, y la por entonces consejera de Salud, María Jesús Montero, libera 50 millones de euros para remodelarlo y abrirlo en 2012. Pero ya en 2011 se paran las obras por quiebra de la empresa, por falta de pago. ¿A dónde fue ese dinero? El hospital se abandona totalmente a su suerte, y es fruto de todo tipo de robos, pillajes y destrozos que lo llevan al estado actual.

Durante estos años se han constituido todo tipo de plataformas y movimientos privados para reactivar su funcionamiento, pero la negativa de la Junta siempre los paró.

Pero he aquí que llega un valiente a dirigir la Consejería de Salud, y en menos de un año de su aterrizaje en ella, el doctor Jesús Aguirre hace lo que tiene que hacer, trabajar por mejorar la salud de los sevillanos y trabaja duro con su equipo, y pone en marcha un plan de reflotamiento de este magnífico baluarte sanitario, que estaba totalmente abandonado al ostracismo y ahora puede convertirse en una magnifica solución, no sólo ante un posible rebrote del Covid-19, sino para todos aquellos pacientes que lo van a necesitar en las próximas décadas.

Como presidente del Colegio de Médicos de Sevilla, que mucho criticó a la Consejería por lo que hasta ahora eran "promesas en la niebla", ahora tengo que congratularme y felicitarlos en nombre de mi Junta y la de todos los médicos de Sevilla, en que por fin vemos una luz clara y brillante que lucha por la mejora de sus profesionales sanitarios, y con un fin por encima de todos, la mejor asistencia posible a nuestros pacientes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios