Análisis

Milagros Ciudad

Las Mujeres en las Hermandades de Sevilla

Desde finales de los 80 del siglo pasado se inició una especie de revolución en el mundo sui géneris de las hermandades sevillanas, con el inicio de la incorporación de las hermanas en la estación de penitencia y en la dirección de sus hermandades.

Pero este proceso ha sido muy lento. Lo podemos considerar como una revolución social dentro de las hermandades, al cambiar diversas estructuras, que no permitían injustificadamente y hasta aleatoriamente la participación de las mujeres en igualdad. Y digo en igualdad porque las mujeres siempre han podido participar en la vida de la hermandad, pero ateniéndose al rol o papel que la sociedad del momento le atribuía a las mujeres, es decir, acompañando a su marido, como camareras o en los costureros; eso sí, no podían participar, ni mucho menos, en los cabildos o asambleas donde se debatía el devenir de su hermandad, ni vestir el hábito nazareno, podían hacer la estación de penitencia detrás de sus imágenes, pero no en la carrera oficial, como todos sabemos; pero lo que les estaba vedado fundamentalmente era la participación en la junta de gobierno; es decir, formar parte del órgano de gobierno de sus hermandades.

Con lo cual la incorporación de la mujer a la vida activa de sus cofradías significó un cambio total en las estructuras de estas hermandades, algunas de las cuales fueron pioneras, por diversas razones, y otras se resistieron a lo largo de los años, pero poco a poco, debido a una serie de circunstancias y a la propia evolución social, han ido aceptando la integración femenina en la hermandad de pleno derecho.

Este año la designación de una mujer pregonera, Charo Padilla, ha hecho realidad la ilusión de muchas mujeres que han trabajado duro por la igualdad. Su magnífico y bello Pregón ha hecho ver que para querer a nuestras hermandades y rezar en voz alta no hay sexo, sólo amor y un saber transmitir a Sevilla el mensaje de amor más admirable de la historia de la humanidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios