Análisis

francisco andrés gallardo

Pantoja

Diego Gómez, por entonces su pareja, le imploraba para que colgara el teléfono. Estaba fuera de sí. Con su medalla andaluza a cuestas había exigido al consejero de Presidencia de la Junta, Gaspar Zarrías, entrar en directo en Canal Sur. Del tirón. En 2003 las cosas funcionaban así. En Bravo por la tarde hablaban de ella, pero en realidad Isabel Pantoja quería desquitarse de una entrevista de Concha Velasco a la hermana de Paquirri que se había emitido el día antes en La 1. La bronca de la cantante, "dejadme en paazz", fue épica aunque se la tragaron dos víctimas indirectas, Agustín Bravo y Pepa Jiménez. La futura 'alcaldesa' de Marbella la lió en Canal Sur cuando debía hacerlo en TVE, que es donde se vertieron las palabras que la amargaban. Tanto Bravo por la tarde como Tiempo al tiempo eran de Producciones 52, firma andaluza cuyos directivos siguen en forma por Happy Ending y donde también estaba el por entonces marido de Nieves Herrero. Producciones 52 era la responsable del paradigma de la telebasura (término que se acuñó por entonces), Tómbola, en las autonómicas del PP, ejemplo de su concepto de televisión pública.

Isabel Pantoja se desahogó por teléfono en una intervención patética que terminó condenando a Bravo por la tarde y, durante poquito tiempo, a los contenidos del corazón en Canal Sur. Al rato Agustín Bravo se fue de vacaciones y Juan y Medio se encargó de la edición veraniega. En lugar de hablar de la Pantoja y los jesulines, con la escaleta vacía, se optó por una sección donde unos ancianos se presentaban en el plató en busca de pareja. Qué tiempos.

La viuda del Marinero de luces, a su manera, cambió el rumbo de la historia de Canal Sur, con ese compadreo en la Junta. El viernes pasado le dio un repunte parecido para reñir a su hija, concursante en GH VIP, en Sálvame. Ella es así. Se pega un berrinche, hace subir la audiencia y, quién sabe, alguien puede estar redactando un contrato pensando en que hay personajes que fabrican dinero cuando abren grande la boca.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios