Salud sin fronteras

Rehabilitación

El aumento de patologías crónicas incrementa las necesidades

Nuestra sanidad tiene una amplia cartera de servicios que cubre de manera más que razonable las necesidades de la población española. Bien es cierto que algunas necesidades no están bien cubiertas bien por insuficiencia de recursos, bien por la aparición de nuevas áreas de atención que deben cubrirse con nuevos planes de acción.

De este modo, hoy es una evidencia que atender adecuadamente las necesidades de miles y miles de pacientes en materia de rehabilitación en salud es una de las asignaturas pendientes en el conjunto del Sistema Nacional de Salud.

La causa fundamental de esta situación está situada en el crecimiento de la incidencia de enfermedades crónicas por el envejecimiento de la población, la mayor atención a las enfermedades raras o el mayor éxito de las terapias y del conjunto de la actividad clínica.

De hecho, aquellas patologías que generan daño cerebral adquirido y aquellas otras que generan secuelas funcionales con déficits invalidantes son cada vez situaciones más prevalentes, que tienen una deficiente y desigual respuesta preventiva y asistencial en materia de rehabilitación y neurorrehabilitación en el Sistema Nacional de Salud. La formulación de una estrategia eficaz en materia de prevención y asistencia rehabilitadora en las situaciones de déficits invalidantes requiere la definición necesaria de criterios poblaciones para una adecuada distribución de recursos en el conjunto del territorio del Sistema Nacional de Salud.

Así, las unidades necesarias para una respuesta asistencial adecuada deben distribuirse equitativamente tanto en el ámbito de la atención primaria como en el de la atención hospitalaria, y requieren de un proyecto organizativo que contemple el trabajo multiprofesional entre médicos especialistas en medicina familiar y comunitaria, en medicina física y rehabilitación, otras especialidades médicas relacionadas, fisioterapeutas, enfermería, logopedia, terapia ocupacional, neuropsicología, auxiliares y otros profesionales. Y estas unidades deben disponer para su correcto funcionamiento de los recursos tecnológicos más avanzados en la materia.

De igual forma, debe contemplarse el apoyo a las organizaciones de Pacientes que ofrecen respuesta rehabilitadora en sus ámbitos de actuación para asegurar la mayor eficacia de sus actuaciones que deberían enmarcarse en un planteamiento nacional con sólidas bases en la evidencia clínica.

Finalmente, una adecuada red de atención a las necesidades de los pacientes en materia de rehabilitación requiere tener en cuenta los recursos actuales en el ámbito de la atención primaria y la atención hospitalaria para aprovechar el máximo los mismos en el rediseño de una nueva estrategia para la sanidad española.

Por último, creo que es irredentamente importante apostar por una planificación a medio y largo plazo para que podamos hacer realidad la aspiración de muchos pacientes y mucho profesionales y conseguir tanto la rehabilitación preventiva como la rehabilitación que cure o alivie a tantos miles de personas que necesitan una buena respuesta en España.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios