Análisis

Pilar cernuda

Sánchez se viene arriba

Pedro Sánchez disfruta de un excelente momento. Su apoyo a Rajoy en la crisis catalana lo ha hecho aparecer, por primera vez, como un hombre de Estado, y se comprende que, al volver a la Secretaría General tras el infierno del 1 de octubre de 2016 -los 1-O empiezan a ser fechas de pesadilla-, Sánchez se haya venido arriba. Pero, por los elogios que destacan su firmeza contra Puigdemont y por probar las mieles que sólo degustan los triunfadores, parece que vuelve a las andadas.

No porque haya arremetido con fuerza contra el PP y C's, sino por el momento elegido para la arremetida. Es como se sintiera invadido por la prisa, por alcanzar cuanto antes La Moncloa, sin dedicar un minuto a reflexionar sobre la mejor manera de salir triunfador de la contienda.

En estas circunstancias en las que la crisis catalana impregna la vida política y social española, lo mejor que puede pasar para los que están contra el independentismo es sacar ventaja de los errores de los secesionistas, sobre todo el desacuerdo entre ERC y PDeCAT, que al ir por separado a las urnas van a salir debilitados. Por tanto, Sánchez debería aguantar hasta el 21-D para descalificar a PP y C's, para incidir así en las flaquezas de los independentistas presentando un frente unido para pararles los pies, en lugar de tirar piedras contra su tejado, aunque fuera para fortalecer a su amigo Iceta, que ha realizado una inteligente operación electoral y podría incluso superar en escaños a Ciudadanos.

Es difícil hacer pronósticos sobre qué puede ocurrir en las elecciones, pero es incuestionable que si fuera posible sustituir a un presidente independentista por uno constitucionalista, la duda estaría entre Arrimadas e Iceta. Y cualquiera de los dos tendría que contar con la suma de escaños de los tres partidos que hoy defienden la legalidad, PP, PSOE y C's, pues Colau se inclinaría por los independentistas a no ser que sufriera un ataque de sensatez.

Que Sánchez retome su guerra contra la derecha es un peligro. Sobre todo para él, que empezaba a ser visto con mejores ojos dentro y fuera del PSOE.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios