La salud es lo que importa

Transformación digital

La integración de los sistemas tecnológicos optimiza la calidad y la eficiencia de la sanidad

La transformación digital es una realidad que afecta a la sociedad y también a los sistemas sanitarios. De hecho, los va a cambiar radicalmente, y también la forma de actuar de los proveedores de bienes y servicios, puesto que va a afectar a toda la cadena de valor del sistema. "Esta revolución digital permite generar nuevos instrumentos capaces de procesar e integrar ingentes volúmenes de datos (los llamados big data): datos sobre I+D de la industria y centros de investigación, datos sobre pacientes, datos sobre salud en la web, datos clínicos de hospitales y centros de salud, datos administrativos de pagadores o datos evaluativos de las agencias de medicamentos. En fin, innumerables datos que pueden ser ya utilizados digitalmente para obtener patrones de comportamiento y modelos predictivos". Así lo puso de manifiesto Humberto Arnés, director general de Farmaindustria durante la Jornada de Digitalización en Innovación Biomédica en Centros Privados, organizada por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), junto con Farmaindustria, la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria(Fenin)) y la Asociación Española de Bioempresas (Asebio).

Según el informe 'La transformación digital del sector salud' publicado por la Sociedad Española de Informática de la Salud junto a Ametic y Fenin, es necesario llevar a cabo una serie de medidas y recomendaciones con acciones específicas que enfaticen la necesaria digitalización de nuestro sistema sanitario, fundamentalmente porque puede contribuir de forma notable a su necesaria solvencia y sostenibilidad. "La transformación digital y la integración de los sistemas tecnológicos es clave para optimizar la calidad, eficiencia y efectividad de los sistemas sanitarios y contribuye además a la mejora continua de la calidad de los mismos", señaló Luis Mayero, presidente de la Fundación IDIS.

En lo que se refiere a la I+D biomédica, será posible hacer diagnósticos genéticos, predecir toxicidades o facilitar la participación en ensayos clínicos, que deben de estar planteados a partir de ahora desde la perspectiva de la medicina de precisión. Todo ello es fundamental para poder maximizar los avances que en el ámbito de las ciencias básicas biomédicas -genómica, proteómica- se están produciendo y acelerar así el desarrollo de fármacos más eficaces y precisos. Si bien Arnés recordó que aunque el uso del big data abre un camino repleto de posibilidades, es necesario también un adecuado marco normativo que ampare la reutilización de datos clínicos en investigación biomédica sobre la base de un modelo amplio de consentimiento de datos personales.

Para Margarita Alfonsel, Secretaria general de Fenin, la tecnología sanitaria tiene mucho que aportar con soluciones dirigidas a detectar, controlar y tratar enfermedades, además de hacer realidad las múltiples posibilidades que va a ofrecer la medicina personalizada. Se estima que un paciente empoderado presenta unos costes entre un 8 y un 21% inferiores a la vez que se incrementa el seguimiento y cuidado de su enfermedad debido a la corresponsabilidad del individuo en la gestión de su propia salud. Es lo que hay. Seguro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios