Análisis

francisco andrés gallardo

Tronistas

Mujeres y hombres y viceversa sería un programa muy del ADN de Mediaset, como dirían los cursis. Va ligado a la marca Telecinco aunque no esté ya en esta cadena. Un puñado de pavos, conflictos y amoríos con ese tono de discoteca poligonera, chonismo y canismo ibéricos con orgullo de procedencia. Como son de esos programas que creaban hábito en una cuota fiel, el guirigay de Emma García se mantuvo en la parrilla pero su audiencia original, nos imaginamos, fue dando el estirón y muchos de sus antiguos espectadores encontraron otras ocupaciones más interesantes. Mediaset quiso salvar a este sello de la casa y sus directivos lo enviaron a la sobremesa de Cuatro, donde pervive con ese lento declive, con las cifras menores que supone haber pasado al segundo canal de la compañía.

La sorpresa en la programación ha saltado cuando Mujeres y hombres tomará el relevo de Las mañanas de Cuatro mientras duren las vacaciones estivales. Con el Mundial en su esplendor (de nuevo Mediaset arriesga en una inversión alta cuya razonable rentabilidad dependerá de hasta dónde llegue la selección), la franja del almuerzo se viste de césped y los tronistas pierden su sitio.

Mediaset prueba de nuevo a Mujeres y hombres en su horario habitual, quitando la tertulia política de Javier Ruiz y, parece, dejando el campo libre a esa hora a Al rojo vivo. Es una decisión algo extraña, pero comprensible dentro de los resortes publicitarios por los que se rigen las ideas de esta empresa. Antes de cancelar por puro olvido a los reyes de los revolcones se les mantiene en antena aunque suponga eliminar por un trimestre un espacio de actualidad que, se supone, genera más prestigio que facturación. El Mundial dejará durante un mes todo los demás en segundo plano. Pero Cuatro, pase lo que pase con el balón y con estos tronistas, no se merece perder un programa (algo incómodo) como el de Javier Ruiz, restos del naufragio de lo que pudo ser aquella cadena en abierto alternativa que ideó Prisa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios