DIEZ NEGRITAS

Y además el cañón Olona

Hay luces y sombras en los PGE: triunfalistas y catastrofistas falsean la realidad

Diez Negritas.

Diez Negritas.

Sí, para Andalucía son los mejores Presupuestos del Estado en una década, y eso es bueno. Los presupuestos no cumplen con el Estatuto de Andalucía, y eso es malo. Casi cumplen, sí, y eso está bien. Pero casi cumplir no es cumplir, y eso está mal. Por fin parece haber impulso para proyectos postergados como Algeciras-Bobadilla, y eso es bueno. Claro que favorecen descaradamente a Cataluña, y eso es malo... En definitiva hay luces y sombras, y por tanto falsean la realidad tanto los triunfalistas del tachintachán como los catastrofistas de las trompetas del Apocalipsis. Hay cosas de las que felicitarse, y cosas ante las que afilar la crítica. En definitiva, hay matices, eso que tanto incomoda a los portavoces dogmáticos del blanco y el negro.

Contradicciones

Para Juanma Moreno, aunque sean los mejores presupuestos en años para Andalucía casi hasta el 17,8% dejando atrás el torpedeo del marinismo, el mensaje es “decepcionantes” como para los otros presidentes del PP. A Juan Espadas le sucede que los presupuestos perjudican a Sevilla, y como alcalde debería reaccionar, pero ya es casi ex alcalde, y en víspera del congreso tocaba para el PSOE andaluz aplaudir hasta dejarse las manos. A Ciudadanos le sucede como al PP, y a Podemos como al PSOE. Marín ha hablado de “atraco a Andalucía”; y Martina Velarde y Toni Valero, habituados a la tralla, ejercieron de heraldos entusiastas obviando una reducción de gasto público que en Andalucía les arranca adjetivos tremendistas. La regla es impedir que la realidad te estropee el eslogan.

Descentralización

Las palabras de Sánchez para desplazar instituciones de Madrid al resto de España reabren un debate que se arrastra desde hace décadas. Aunque algunos hayan aprovechado para reivindicar sedes, como llevar el Tribunal Constitucional a Cádiz, se ha entendido generalizadamente que lo de Sánchez es un guiño a Cataluña, como el que les ha hecho en los presupuestos con la mayor inversión y el regalo añadido de penalizar a Madrid... y lo que te rondaré, morena, cuando haya que negociar el voto de Esquerra. Desde Andalucía, en todo caso, este debate resulta incómodo porque se solapa con las promesas de descentralización en la Junta, tantas veces incumplidas. Andalucía ha sido una comunidad centralista con los gobiernos del PSOE, y no ha habido cambio.

La fuerza discreta de Celis

Con Espadas bajo los focos, el nombre andaluz fuerte en el congreso socialista es Celis, o sea, Rodríguez Gómez de. La Secretaría de Política Municipal premia al referente andaluz del sanchismo. A Espadas se le da la presidencia de un consejo federal, órgano de entidad menor aunque con plaza en la Ejecutiva. ¡Andalucía ha vuelto! es el mensaje al modo del “America is back” de Biden. Hay más andaluces, incluyendo el portavoz. Pero tal vez sea mucho decir que Andalucía haya recuperado su sitio, siendo la mayor federación del PSOE. Eso sí, puede declararse el final del roto con el susanismo, desde que Susana Díaz llevó al socialismo andaluz a la batalla contra Ferraz, después quiso que la federación andaluza fuese la aldea gala de Astérix, y finalmente que se le permitiera retirarse aquí como a su particular Aventino. ARGdeCelis tuvo un papel clave en la Resistencia al susanismo, y en la lenta batalla sorda para doblegarlo, aunque en el cartel figurase Espadas. El futuro tampoco será fácil, como ya se ha visto en vísperas de este congreso.

Nota: Los socialistas andaluces tienen algo más que celebrar: la candidatura de Macarena Olona puede movilizar a su votante desmovilizado desde 2018.

Soldado Olona

Macarena Olona acudió a Sevilla el 12 de octubre, y dio un mitin tras el acto castrense por el día de la patrona de la Guardia Civil. Allí, sobre la candidatura andaluza, se definió con terminología militar nada casual: “yo soy una soldado y, como siempre he hecho, estaré donde me demande el honor y la responsabilidad, y el amor por Andalucía y desde luego por España”. Después ofreció ese mitin que a ratos podría haber firmado el sargento de hierro Highway que interpretaba Clint Eastwood, y que sugería inequívocamente que inauguraba su campaña. Olona, como la chica del Exorcista, alterna la dulzura y la furia. Le toca agitar a un electorado que puede tender al conformismo con el statu quo del PP. Después Manuel Gavira definió a Olona como un cañón; y obviamente no estaba pensando en la chica chica boom del calibre 183 sino en el Gran Bertha. Habrá fuego de mucho calibre. Más fuego.

Fe de erratas

El PP de Andalucía lanzó en redes el mensaje : “Andalucía baja impuestos. Comprometidos con la educación. Matrimonio con un rendimiento de 80.000 que apunta a su hijo a una academia de inglés...” para informar que tendrá una deducción. Por supuesto, eso de matrimonio con ingresos de 80.000 euros se prestaba a toda clase de chanzas acusándolos de gobernar para los ricos en una comunidad donde la media apenas supera los 20.000. El partido tardó en rectificar que no es para matrimonios con 80.000 sino “hasta 80.000”. Los errores se pagan. Cuando Juan Bravo expuso, con lógica aplastante, que menos del 3% de la renta andaluza declara esos ingresos, apenas unas decenas de miles entre 8,5 millones, y obviamente “ningún partido es tan tonto de hacer política sólo para cien mil, nunca ganaría las elecciones”, era demasiado tarde. Ardían las redes, por supuesto sin importar la rectificación o los bonos de la izquierda para jóvenes, ya estén tiesos o sean hijos de Botín. La sintaxis, como advirtió Valery, es una potencia del alma.

El carrito del helado

Lo de los alquileres de la gente de Teresa Rodríguez en Adelante Andalucía es ya, a su pesar, la última versión del “t’an pillao con el carrito del helao”. Sus ex de Podemos habrán podido contribuir a que quede expuesta al escarnio –nada nuevo considerando que su guerra es descarnada– pero, en definitiva, en Adelante Andalucía no han podido explicar por qué cargaban el alquiler de los parlamentarios al partido aun cobrando dietas. Marta Bosquet, a la que tantos dolores de cabeza ha dado la líder anticapi a cuenta de las dietas, glosó lo sucedido con fruición. Para Teresa Rodríguez, que lleva tantos años en esa guerra desde un discurso moral, esto es como el predicador sorprendido en un prostíbulo. Las caídas desde las atalayas morales suelen ser particularmente duras.

Ciudadanos contra el fraude

Ciudadanos pelea por la bandera de la regeneración. Han sacado adelante, al fin, la Oficina contra el Fraude. No les van a faltar fraudes, la cuestión es si les faltará tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios