Análisis

FÁTIMA DÍAZ

Una cena poco apetecible

En la cocina hay que tener mucho cuidado con las metáforas visuales. Si quieres ser Dalí, recomiendo dejarse unos bigotes como para colgar las llaves, pero la innovación mejor dejarla aparcada y preparar una receta, ya no sofisticada, al menos comestible. Hablo de Ivonne Reyes, que la noche del martes fue la primera anfitriona de la nueva temporada de Ven a Cenar Conmigo Gourmet Edition. Lo de Gourmet significará que a los concursantes hay que darles más dinero para que vayan, porque lo que es en esta primera cena, la de la venezolana, primaron los platos horribilis y las caras de asco de los comensales. Entre ellos, aparte del siempre correcto Ismael Beiro, el gaditano ganador del primer y mítico Gran Hermano; un machista Miguel Temprano; una visceral Nagore Robles, y una finolis Mar Segura. Darán qué hablar.

Ivonne entró fuerte presentándose, sin anestesia, en una barra de pole dance. Muy comentados sus arrumacos con Miguel Temprano, periodista y reportero gráfico, osea paparazzi. Afirmaron que se conocían de antes, sólo eso, pero Nagore no paró de hurgar en el toqueteo imparable: "Pero, ¿vosotros habéis tenido algo?" Nada, Nagore, ni saben, ni contestan.

Mar Segura es empresaria, organiza eventos, eso dice, serán algo así como raves o botellones, y su casa hace que el Museo del Prado parezca poco decorado. De ahí que la sencilla mesa de Ivonne le pareciera demasiado sencilla. La cara del resto al verla aparecer fue un poema. Nadie la conocía. Ismael Beiro, por su parte, aseguró ser "cómico y productor musical". Es que el término 'famoso' es tan amplio...

Resultó que a Nagore no le cae nada bien -por decirlo suavemente- Miguel Temprano. Beiro también tuvo un rifirrafe con él en Supervivientes. Pero ¿hay alguien que piensa ya, tras emitirse nada más la primera entrega, que Temprano tiene alguna posibilidad de ganar? Sus comentarios a favor del movimiento Me Too tampoco jugaron a su favor. "Como vengáis todos mujeres me vais a poner a trabajar". "De verdad qué mujeres, no les gusta nada la cocina. Al final los mejores cocineros son hombres". Son sólo algunas de las perlas que soltó el hombre. "Yo no sé si soy demasiado machirulo, o demasiado hetero o demasiado chapado a la antigua pero hay algo en mí que le irrita", sentenció Nagore. Buen rollo a primera vista, vamos.

Lo mejor: el menú. Que el menú es mejorable por cualquiera, quiero decir. Un Jardín de los reyes sin jardín; Mar de seducción, que viene siendo una merluza mal hecha al horno; y el Punto dulce de un crep con helado y chocolate mal puesto. Un sinsentido que supondría expulsión inmediata en MasterChef tras la correspondiente bronca de Jordi Cruz. Lo único apetecible fue que volaron las pullitas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios