Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

Virginia González Lucena

Presidenta de la Confederación Andaluza de Empresarios de Alimentación y Perfumería (CAEA)

El comercio de alimentación, al pie del cañón

La crisis nos ha hecho ver que tenemos una cadena de valor muy eficiente y competitiva

La declaración del estado de alarma por la pandemia del Covid-19 ha conllevado el establecimiento de unos servicios esenciales que son los que únicamente pueden permanecer abiertos al público como garantía de suministro a los ciudadanos, cuyas restricciones a la movilidad no afectan a acudir a los mismos. En concreto, se puede ir a comprar sólo a los establecimientos comerciales alimentarios y de primera necesidad, así como a las farmacias.

Asimismo, la declaración del estado de alarma blinda toda la cadena de valor de productos alimentarios y de primera necesidad, incluidas las industrias auxiliares, desde los centros de producción hasta los establecimientos comerciales de venta al consumidor, incluyendo al sector productor, industria, transformación, transporte, centros mayoristas y tiendas minoristas.

Como servicio esencial a la comunidad en el estado de alarma estamos atravesando un momento de máxima dificultad, tiempos complicados e inéditos, trabajando a destajo para abastecer a toda la población y que los alimentos, bebidas y bienes básicos no falten en casa de ningún ciudadano. Desde el comienzo de la crisis, en el que se produjo una situación de máxima tensión y picos de demanda nunca antes conocidos por el sector ante el miedo, la psicosis colectiva, la incertidumbre y la excepcionalidad del momento, hasta una situación actual en la que, si bien el consumo se ha normalizado, las empresas hemos tenido que adaptarnos permanentemente a cambios y medidas nuevas impuestas por las Administraciones.

Los supermercados hemos tenido que implantar una serie de pautas de comportamiento para su correcto funcionamiento y, lo más importante, para prevenir los contagios: limitación del aforo y entradas escalonadas a las tiendas, acudir una sola persona, permanecer el tiempo estrictamente necesario, desinfección permanente de tiendas, así como proveer de medidas de protección a los trabajadores, siguiendo en todo caso los protocolos y guías de prevención establecidas por las autoridades competentes.

Todo ello ha dado como resultado algo que, en los orígenes de esta crisis, no se tenía tan claro, poder garantizar en todo momento el abastecimiento a la población y, lo más importante, que los consumidores captasen estas máximas garantías y percibiesen al supermercado como un entorno seguro y controlado, donde poder realizar en el tiempo estrictamente necesario una compra completa de los productos básicos de alimentación e higiene.

Ello ha sido posible gracias al enorme esfuerzo de las empresas, empresarios y trabajadores de la distribución comercial y de toda la cadena de valor, que llevamos semanas sacrificándonos de forma ejemplar y dándolo todo para garantizar el necesario suministro de alimentos y productos de primera necesidad a la población. Todos son necesarios e imprescindibles en estos momentos de máxima dificultad.

Esta crisis nos ha permitido valorar en su justa medida algo que, no por ser habitual, deja de tener un gran mérito y dificultad, y es que contamos con una cadena de valor muy eficiente y competitiva, así como una red ejemplar de establecimientos alimentarios de proximidad que, muy cerca de casa, nos permiten abastecernos permanentemente de todo lo que necesitamos en nuestra vida diaria.

Los que debemos seguir al pie del cañón y trabajando como sectores esenciales y críticos, solicitamos que se reconozca pública y privadamente, se ponga en valor y se dé apoyo moral y legislativo a las empresas privadas, a sus empresarios y a los trabajadores, que debemos seguir trabajando para la sociedad sorteando el covid-19.

Estamos haciendo lo que toca por España y por Andalucía, es lo que se nos pide y nuestro deber de obligada responsabilidad, para que otros muchos ciudadanos puedan estar en casa y entre todos, más unidos que nunca, atajemos esta crisis sanitaria a la mayor brevedad posible. Nos sumamos al movimiento #Estonotienequeparar porque sabemos que #Estopasará.

Desde la Confederación Andaluza de Empresarios de Alimentación y Perfumería (CAEA) estamos convencidos de que saldremos de ésta, nos costará mucho esfuerzo y sacrificio, pero estamos preparados para afrontar retos y crisis tan complicadas como la actual, si bien se hace más necesario que nunca la unión, el apoyo y la puesta en valor del trabajo y esfuerzo para que sigamos garantizando el abastecimiento y suministro de alimentos y productos de primera necesidad a toda la población andaluza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios