Vivir Todo lo que puedes hacer gratis en Sevilla por la Noche en Blanco

Doble fondo

Guerra y paz

La feria de las vanidades, el ruido y la furia dejan de arder, a ver por quién doblan las campanas el domingo

La hoguera de las vanidades ha dejado de arder. No van a llegar a temblar los pilares de la tierra, pero casi, a poco que ese agujero negro, digo verde, de tres letras se haga un hueco en la galaxia ultra del poder, donde relucen meteoritos como Bolsonaro, Trump, Salvini, Erdogan, Orban, Duterte, Heinz- Christian Strache (vicepresidente austriaco) y lo que te rondaré (bajo Sierra) Morena...

Sánchez, Casado, Rivera, Iglesias, Abascal y demás han escrito al alimón durante dos semanas el libro del desasosiego mitineando por todos los medios con más exhibición (en general) de dientes blancos que de ideas, para procurar la metamorfosis de candidato a presidente.

El campeón de las encuestas -la celestina de los pactos- ha tratado de catapultar a sus rivales no a los cien años de soledad, sólo a cuatro, en el nombre de la rosa aliándose en rojo y negro con eso que algunos llaman las amistades peligrosas (Podemos) o bien las del corazón de las tinieblas, como otros (¿los mismos?) consideran a JxCat, ERC o Bildu.

El resultado de las elecciones es incierto, aunque lo que está cantado es que de la guerra se pasará a la paz como por arte de birlibirloque. La insoportable levedad del ser se manifiesta con aparatosos cambios de chaqueta, como el de ese ex presidente regional al que casi nadie conocía -ni en Madrid- que se ha pasado como en un articuento del PP a Cs, del que renegaba hace dos días, por "oportunista", "melodramático" y "tonto útil de la izquierda". El ruido y la furia les aturden a los dos machitos de la derecha, aunque tras la tempestad electoral siempre llega la calma y seguro que si a Casado y a Rivera les dan los números, pasarán ufanos del odio al amor. 

En los debates en TV, la frase que más repicó fue la de "usted está mintiendo". La vida misma. ¿Por qué nos quejamos tanto de los políticos?? El político no hizo la sociedad, la sociedad lo ha creado. Como lo de dios y el hombre.

En esta campaña se ha echado de menos la vieja trifulca sobre la exhumación de Franco, crimen y castigo, aunque los chicos de Abascal han ido más allá en el tiempo rememorando al Frente Popular en su dicotomía entre optar este domingo por "la continuidad de España" o por "el caos y la violencia de comunistas, nacionalistas y terroristas".Veremos por quién doblan las campanas.

¿Que por qué tanto libro? Porque las campañas son básicamente literatura. Mala, palabrería carne de olvido. La historia interminable de la divina comedia de la política. El lunes, homenaje a lo que el viento se llevó.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios