Análisis

fernando faces Santelmo Business School

Una hoja de ruta para España

El Gobierno español sigue sin tener una hoja de ruta para la recuperación y reconstrucción de España. Hoja de ruta que debe de ser consensuada entre el Gobierno y los principales partidos políticos para que sea robusta y creíble. España necesita elaborar una estrategia concretada en reformas estructurales y proyectos alineados con los objetivos de la UE. Llama la atención la dispersión de esfuerzos. Por una parte la Comisión del Congreso que avanza lentamente y sin rumbo, sumergida en una bronca disputa política. Por otra parte la oficina de la Presidencia que bajo la dirección de Iván Redondo trabaja en un escenario a largo plazo para España. Simultáneamente la ministra de Economía, Nadia Calviño, y su equipo han preparado un plan a corto plazo para la reactivación económica de España .Y por último tenemos el acuerdo económico derivado del pacto de legislatura entre PSOE y Podemos.

El Consejo Europeo se reunirá en la segunda quincena de julio para tratar de llegar a un consenso sobre el tamaño y diseño del Fondo Europeo de Recuperación. Angela Merkel y Emmanuel Macron están decididos apoyar el proyecto presentado por la Comisión Europea (CE) de un fondo dotado con 750.000 millones de euros, 500.000 en subvenciones y 250.000 en créditos. Las negociaciones serán duras y no será fácil convencer a los países frugales (Holanda, Dinamarca, Suecia, Austria) que no están de acuerdo con el excesivo tamaño del fondo, la ausencia de condicionalidad y las subvenciones en vez de préstamos. La idea de Angela Merkel es vencer la resistencia de los países frugales proponiendo la aprobación de las ayudas sometidas a una doble condicionalidad. En primer lugar la adecuación de los proyectos al objetivo europeo de crecimiento sostenible y competitivo: estabilidad, productividad y competitividad, equidad, crecimiento inclusivo y mejora del medio ambiente. La segunda condicionalidad ligada al cumplimiento de las recomendaciones y de las reformas estructurales propuestas por la CE a España en cada uno de los semestres europeos.

Recientemente el gobernador del Banco de España expuso ante la comisión de recuperación del Congreso las líneas maestras de la estrategia de recuperación y transformación de la economía de España: a corto plazo continuar con las medidas de apoyo financieras y laborales, prolongándolas, si fuera necesario. A medio plazo consideraba fundamental elaborar un plan de reformas orientadas a mejorar la competitividad y productividad y un plan de estabilidad y sostenibilidad presupuestaria. Entre los desequilibrios estructurales a corregir señaló el déficit público estructural, que podría llegar a alcanzar el 5% del PIB, el envejecimiento de la población y la sostenibilidad de las pensiones ,la rigidez del mercado de trabajo y el desempleo.

Si el Gobierno quiere acceder a la ayuda de Europa, tiene que elaborar con celeridad un plan estratégico de recuperación y de transformación alineado con los objetivos de la UE, acompañando de un plan de reformas, ambicioso y creíble, que mejore la competitividad del sector público y del sector privado, además de un plan de estabilidad presupuestaria a medio y largo plazo y los proyectos de inversión que serán la base de la transformación competitiva de nuestro sistema productivo. Otros países ya lo están haciendo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios