Diccionario de campaña

'Hostialidades' / Tregua

'HOSTIALIDADES' m. pl. Término satírico, incorporado al lenguaje popular, para describir las hostilidades en los conflictos políticos con un intercambio feroz de golpes. A hostia limpia, en definitiva. La política de bloques, después de que Cs optara por la vetocracia [vid.], favorece el fuego cruzado. Esa polarización de bloques, desentendiéndose de las simetrías variables del multipartidismo, fomenta el desprecio del contrario o los contrarios, depositarios de todos los males. Es la percepción de que "el infierno son los otros" (Sartre). En definitiva, se tiende a la deshumanización del rival, rebajado a enemigo, de modo que la retórica de campaña margina los argumentarios anteponiendo los ataques ad hominen. La beligerancia desmedida suele ser una táctica desesperada por los indicadores de las encuestas. En esta campaña mediocre destaca la agresividad del PP de Casado, aunque hay otros muchos casos conspicuos, como Echenique o Rufián [véase insulto]. "Tristes armas si no son las palabras" escribió el poeta. Tristes armas también ciertas palabras.

TREGUA f. s. Cese temporal de las hostilidades. Se ha practicado incluso en guerras descarnadas; desde la Tregua de Nicias en la Guerra del Peloponeso a la Tregua de Navidad en Ypres durante la Gran Guerra. El Viernes Santo, aniversario de los acuerdos de paz de Irlanda, está señalado en el calendario de la campaña electoral como oportunidad de tregua. Si no como alto el fuego por decisión política, sí porque la gente sencillamente prestará oídos sordos a su verborrea contumaz. Se trata de un caso de tregua inversa, o tregua a pesar de los contendientes. Tregua de Viernes Santo, gracias a Dios.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios