El infierno fiscal andaluz y el huevo de la serpiente

Diez negritas Diez negritas

Diez negritas

Andalucía, con el PSOE, ha sido una de las comunidades con más presión fiscal; la segunda con mayor esfuerzo fiscal por habitante. Invertir eso ha sido una de las banderas del PP; aunque lo que castiga a las comunidades menos ricas es la falta de progresividad, ya que la excesiva imposición indirecta como el IVA iguala a todos. Madrid se beneficia de privilegios a veces desleales, es cierto, pero no hay privilegios equiparables a los vascos y navarros, con el cupo a la baja por su influencia política, y mayor enemigo de la redistribución que el independentismo catalán que lleva años sosteniendo que España les roba para contribuir menos, y que han vuelto a negociar presupuestos ventajistas mientras Andalucía figura como la comunidad peor financiada en el siglo XXI, tras La Rioja. En definitiva, la armonización fiscal es necesaria, pero la idea de que la solución sea Esquerra+Bildu, como moneda de cambio con los nacionalistas del Espanya ens roba y los fueros, resulta cómica. El paroxismo de las imposturas contra la racionalidad.

Sánchez PGE

“Las siglas que importan a este Gobierno son P.G.E.: Presupuestos Generales del Estado”.

En Rubalcaba, libro de Antonio Caño sobre el gran político que puede sacar los colores a muchos en su partido, a norte y sur, Sánchez no llega a aparecer retratado como el AntiRubalcaba pero casi. Es el revés de aquel servidor del Estado ante todo, coherente a pesar de una inteligencia política excepcional para mover hilos. Sánchez, admite Iceta, no es un sino un radical. Al presidente actual le caracteriza el pragmatismo, de ahí que le importe poco quiénes sean sus compañeros de viaje si alcanza sus metas. Ahora tenía una única meta: PGE, PGE, PGE… No un programa ni ideológico sino de poder. Sánchez, por tener presupuestos, ha sacrificado incluso la transversalidad que ofrecía Ciudadanos. Tener presupuestos incluso le ha llevado a Bildu. El fin justifica los medios, como anotó Napoleón en su ejemplar del manual de poder de Maquiavelo.

Arnaldo Otegi

“La república vasca independiente pasa por decir sí a los Presupuestos”.

A Bildu no se le puede negar la coherencia. Su fe en el tiro en la nuca afortunadamente fue derrotada, pero lo que no varían son sus objetivos. Hay quien defiende que Bildu no representa a Batasuna puesto que es una coalición de fuerzas plurales, pero ya se entiende cuál es su centro de gravedad si colocaron al frente a Otegi, viejo heraldo irreductible de ETA que ya fue condenado. Cuando a Sánchez le preguntaron por las palabras de Otegi, prefirió no responder, evitando incluso mencionar a Bildu cerca del marianismo de “ese partido del que usted me habla”; y repreguntado por una segunda periodista ante su falta de respuesta, explicó: “sí he respondido, es una gran noticia que tengamos Presupuestos Generales del Estado”. Es decir, sólo le importa PGE, PGE, PGE, y ante su objetivo, si hay que unirse a Bildu pues viene a importarle una higa. Bildu, claro está, ha entendido lo importante que puede ser esto para ellos.

Pablo Iglesias 

“Los PGE serán históricos; la alianza aún más”.

Lo realmente histórico es la coalición con ERC+Bildu, dice Iglesias, consolidada como “dirección del Estado”. Ciertamente es histórico. Pero, ojo, también es histórico el desastre volcánico sobre Pompeya o la Solución Final del nazismo. Entiéndase la idea: lo histórico puede ser catastrófico, desde luego no es algo necesariamente positivo. En definitiva, es aquello digno de ser recordado; por indigno que pueda ser. Y ciertamente es un hito en España dar la bienvenida a la dirección del Estado a los independentistas y abertzales, a riesgo de que se vuelva a incubar el huevo de la serpiente. Nunca mejor dicho, considerando su simbología.

Felipe González

“Ni ERC ni Bildu están interesados en un proyecto que fortalezca a España como espacio público compartido… No son interlocutores válidos”.

El viejo presidente, que no ejerce de conciencia moral del partido o del país pero que sí tiene un prestigio y una inteligencia política a distancia de sus sucesores en Ferraz, lo que lo convierte en un oráculo que conviene escuchar, ha acertado con el quid: esto va a debilitar a España. Ahí está la clave: el bloque de Podemos con ERC y Bildu que le ha comprado Sánchez a Iglesias, fortalece a corto plazo al Gobierno pero debilita al país. Como dice González: “contradice lo que yo creo que es un proyecto de España”. Y la razón es obvia: “representan el intento de romper la cohesión y la solidaridad entre españoles”. Lo de la armonización hay que equilibrarlo, pero la amenaza está donde está. .

Carmen Calvo

“La política española de ahora tiene una complejidad, y poco que ver de la que teníamos hace 20 años”. 

Carmen Calvo, que todas las semanas puede tener un par de frases en el Top10 de La Bobada de la Semana, ha logrado superarse. Lo de esta semana es mítico: darle a Felipe una lección de política con el argumento de que las cosas ahora son más complicadas. Naturalmente entrar en Europa, la reconversión industrial, ETA asesinando por decenas cada año, … todo eso, por lo visto, según Calvo, es de cuando la política era más simple. Como diría el castizo: hay que joderse y agarrarse para no caerse.

Gabriel Rufián

“Un objetivo claro es acabar con el dumping fiscal en Madrid, es decir, acabar con el paraíso fiscal de facto que la derecha se ha montado en Madrid y que supone un grave perjuicio para la clase trabajadora en estos momentos de emergencia social”.

Aquí está, en el aparente acierto del mensaje, el problema: Rufián ha pasado del Espanya ens roba a Madrid ens roba. Sí, una armonización fiscal es necesaria, pero no puede venir dictada por los tacticismos electoralistas en víspera de las catalanas según los intereses de ERC. El mensaje no es beneficiar a España, sino trasladar al electorado catalán que siguen batiéndose contra Madrid que les roba…. Cuando Rufián dice que “un gobierno PSOE-Podemos está obligado a sustentarse, a negociar con el republicanismo independentismo de izquierdas catalán o con el republicanismo independentismo vasco” sabe, lo mismo que Bildu, que va a hacer caja. Y eso es amenazante cuando Podemos es parte del eje de la autodeterminación. ¿Se entiende ahora mejor a Felipe González, si tal cosa era necesaria?.

Pablo Casado

“Madrid no es un paraíso fiscal, sino un modelo alternativo al infierno fiscal en que han convertido Cataluña los independentistas y que encima Sánchez quiere extender a toda España por un puñado de votos a los PGE”. 

Es posible que Casado, cuya falta de liderazgo le ha pesado en la sucesión de fracasos electorales, vaya a encontrarse con cierto liderazgo de rebote. Esto es: que la estrategia política de Sánchez pactando con ERC+Bildu y la estrategia política de Vox llevando a la extrema derecha a posiciones más ultramontanas, lo convierta en la alternativa necesaria aun sin hacer méritos. La moción de Abascal ya le reubicó; y ahora el seguidismo del Gobierno Sánchez a Rufián y Otegi lo revaloriza. Casado debe sentir el viento de cola. Eso sí, con un riesgo: convertir a Ayuso en un icono que lo supere a él, y que perjudique a los demás barones –Moreno, Feijóo, Mañueco y Miras– que han hecho bandera de la moderación. Casado arrastra ya unas cuantas inercias contradictorias; pero quizá haya aprendido la mala lección de la buena experiencia de Sánchez con el pragmatismo.

Juanma Moreno

“Me parece un disparate colosal que un partido político, además independentista y de manera unilateral, nos quiera condicionar al resto de comunidades autónomas nuestra autonomía fiscal”. 

La política fiscal es la clave de bóveda de los presupuestos. Hablar de atención primaria, aulas o dependientes es hablar de política fiscal. En definitiva, los Gobiernos actúan con política fiscal; pero se examinan ante los ciudadanos por la atención primaria, las aulas, la dependencia… Andalucía sigue con demasiados lastres a pesar de los eslóganes altisonantes. Claro que de momento al Gobierno andaluz le ha salido a ganar este enredo; porque la percepción creciente de que está mejorando la gestión, según todos los sondeos, difícilmente llevará a muchos a entusiasmarse con el intervencionismo del Gobierno PSOE+Podemos junto a ERC+Bildu en lugar de cambiar la financiación que perjudica a Andalucía, como sostenía también el PSOE, desde hace años. Lo que no necesita el Gobierno andaluz es operaciones fallidas como la medalla al Rey: anunciar una medalla que aún no existe, porque el gesto puede resultar oportuno, pero en democracia no se pueden hacer gestos al margen de los procedimientos… y, en definitiva, el Rey merecerá la medalla, pero también merecía que existiera esa medalla..

Susana Díaz

“Hay que acostumbrarse a los gobiernos de coalición. Lo importante es que le vaya bien a la gente. Que haya ruido es inevitable. Somos dos fuerzas políticas distintas compartiendo un gobierno. Me molestaría que el gobierno de España viviera lo que el andaluz, que tienen ruido por repartirse consejerías y privilegios”.

La estrategia de conceder una entrevista diaria, de plató en plató, de televisión nacional en televisión local, de aquí para allá, tiene riesgos. Hablar mucho tiene el peligro de hablar demasiado. Cuando Díaz dice que hay que acostumbrarse a los gobiernos de coalición, ¿no está reconociendo las dificultades que afronta Juanma Moreno? Cuando dice “que haya ruido es inevitable” ¿no está reconociendo que el ruido con Vox en Andalucía va de suyo? Y así todo. También decía esta semana que lo importante es que haya presupuestos, ¿y no vale eso para Andalucía? Al final, intuyendo las contradicciones de su mensaje, ella misma trata de matizar diciendo que en el Gobierno andaluz se reparten consejerías y privilegios, ¿pero de verdad le parece eficaz eso ante el Gobierno central más grande desde la Transición, con una veintena de ministerios, y el Gobierno andaluz más pequeño que se recuerda? Definitivamente es un riesgo hablar mucho, pretendiendo ser a la vez el azote del Gobierno autonómico y la cheerleader del Gobierno central, y además, ay, con los mismos argumentos.

Jesús Maeztu

“No se a donde ir. Nadie me escucha. Todo está cerrado. Y yo y mis niños hoy de qué comemos”.

Estas son las preguntas que, según el Defensor del Pueblo Andaluz, marcan la pandemia en Andalucía. Son gritos más que preguntas; casi desgarros. Y son, por supuesto, las preguntas que un país tiene que responder, y cada una de sus administraciones, con lo mejor de su talento y de sus recursos. Mientras el juego del poder ha ofrecido alguna de sus peores caras, miles de ciudadanos se preguntaban “y yo y mis niños hoy de qué comemos”.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios