Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Análisis

Carmen Pérez

Una innovación financiera simple y sorprendente

La innovación en finanzas ha venido asociada generalmente a un mayor grado de complejidad. Productos enrevesados, como las opciones exóticas de tipo asiático, procedimientos oscuros, como la titulización sintética, o valoraciones que utilizan intrincados modelos matemáticos hacen que las finanzas constituyan un mundo inaccesible. Ingeniería financiera la llaman. Sin embargo, recientemente se ha producido una innovación completamente rompedora que no puede ser más simple. A alguien en EEUU se le ha ocurrido una feliz idea: crear un banco con un modelo de negocio sorprendente. Ha conseguido todos los permisos, sólo está a falta de que el banco central americano, la Reserva Federal (FED), le abra la cuenta para empezar a operar. Tiene por ley que hacerlo, pero ha dicho "NO". Por supuesto, el banco aspirante le ha puesto una demanda.

TNB, que así se llama el banco, acrónimo de The Narrow Bank, quiere que su actividad consista exclusivamente en captar depósitos -en principio, de grandes inversores institucionales como fondos monetarios o compañías de seguros- y aparcarlos en la FED. Y como actualmente la FED retribuye los depósitos de los bancos al 1,95%, trasladaría este tipo de interés prácticamente completo a sus depositantes. Una rentabilidad muy atractiva porque el interés medio de los depósitos en los bancos comerciales es del 0,09%. Arbitraje puro y duro de tipos de interés, pero legal, y con seguridad absoluta y óptima rentabilidad para los depositantes.

Ésta es la respuesta privada a una iniciativa que viene de lejos -desde el plan Chicago, 1933- y que se ha reactivado desde la crisis: que los bancos centrales permitan abrir cuentas a particulares y empresas para que depositen allí su dinero. La tecnología blockchain la hace más factible. La alternativa propuesta estaría a medio camino: los depósitos estarían igualmente en el banco central pero la operativa sería privada. TNB no está dispuesto a rendirse: ¡el capitalismo defiende la libre competencia!

Ese modelo de negocio podría importarse para la Eurozona, aunque el tipo de interés actual para los depósitos de los bancos en el Banco Central Europeo es del -0,4%, por lo que un narrow bank tendría que trasladarle un coste aún más alto a sus depositantes. Pero estas condiciones no tardarán en cambiarse. Además, los grandes fondos ya vienen siendo penalizados y la total seguridad de la que disfrutarían podría compensarles, porque éstos no están cubiertos con el seguro público de depósitos.

"Motivos políticos" es lo que se ha alegado para dar la negativa. ¿Qué temen, que afecte a la estabilidad financiera si son 100% seguros?, ¿que tengan que reorientar la política monetaria?, ¿o es que este banco de bancos (la FED es una entidad privada) está protegiendo a los suyos? El temor puede estar en que esta iniciativa podría extenderse en el futuro a depositantes minoristas -particulares y empresas-. Es más, si en el mercado existiera una solución para aquella parte de la población que quiera depósitos 100% seguros, ¿por qué habría de mantenerse el nefasto seguro de depósitos público? La FED sabe bien que por una rendija puede naufragar un barco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios