Diez negritas Diez negritas

Diez negritas / M. G.

En Andalucía tradicionalmente, si movías una piedra, te aparecían unos restos arqueológicos. Ahora, si mueves algo, te aparece una rueda de prensa. Qué portento… hay ruedas de prensa por todas partes. Debemos ser primeros productores mundiales de ruedas de prensa. Hay más ruedas de prensa que campanarios. O que olivares. El Gobierno necesita hacerse entender; y no siempre lo consigue. La oposición socialista necesita hacerse ver; y a veces lo consigue excesivamente. Vox necesita hacerse respetar; pero el ruido de Madrid a menudo desbarata sus planes. Y Adelante Andalucía necesita… simplemente hacerse.

1| Juanma Moreno 

“Desde Andalucía no vamos a recurrir y lo que vamos a hacer es esperar al miércoles próximo, al próximo Consejo Interterritorial. Lo que sí le solicitamos al ministro Illa es sensatez y diálogo”.

El presidente andaluz se le ha atragantado el voto negativo que dio en la Interterritorial contra las medidas comunes que él mismo venía reclamando. Y la paradoja es que el Gobierno andaluz tenía sus razones: Moncloa, en el pulso con Madrid, no había respetado el procedimiento de compartir las propuestas con las demás comunidades para contemplar sus aportaciones. El pulso bilateral Moncloa-Madrid llevó a despreciar a las demás. Sin embargo, ese voto negativo de Andalucía, aunque vaya acompañado de un mensaje de moderación apelando a corregir lo sucedido, es un error. El descontento se hubiera expresado mejor con una abstención, y no se vería como un voto partidista al dictado de Génova. Y para la opinión pública, como para Pirandello, así es si así parece..

2| Alberto Núñez Feijóo

“Mire, Castilla y León votó a favor, Murcia se abstuvo. No hay, por tanto, una decisión de partido. A mí no me vincula el partido. Ni me vinculó, ni me vincula, ni me vinculará. Yo respondo ante Galicia”.

A Feijóo le ocurrió lo mismo que a Moreno. Verse retratado votando con una consigna de Génova se le atravesó como una espina de besugo. Él, que concurrió a las elecciones con su marca personal y la bandera de Galicia, quedaba en entredicho. Por eso tuvo que negar enfáticamente que hubiera actuado con mandato de Génova… acusatio manifesta. Feijóo trató de justificarse con Castilla y León –pero Casado ya había despreciado ese voto: "Hay que recordar que, en la Junta de Castilla y León, la Consejería de Sanidad es de Ciudadanos"– y Murcia, que rectificó y se pasó al no. Parece claro que los barones del PP asumieron tarde el papelón.

3| Salvador Illa

“Hay transmisión comunitaria y no se está tomando el control de la pandemia… Hay que actuar con determinación para tomar el control, que no lo tenemos, y si no lo hacemos habrá que tomas decisiones todavía más duras… Y ya vamos tarde”.

Madrid ha contaminado la política, pero no sólo Madrid. Illa se ha enfrentado a la arbitrariedad de Ayuso pero él mismo tardó demasiado en actuar, y horas después de bendecir la actuación de Madrid a sabiendas desde semanas atrás de que urgía actuar. Desde las banderas al decreto, todo suscita la impresión de un exceso de tacticismo. Se les veía demasiado el plumero a los actores de la trama. Toda la escenificación provoca la desalentadora conclusión de que se anteponía ganar el relato a ganar al virus.

4| Pablo Casado

“A lo mejor [Salvador Illa] lo que hace es atacar al PP para ser candidato en Cataluña”.

Tras cometer demasiadas torpezas y golpes bajos con un tono más que levantisco, y convertir temerariamente a Ayuso en su alter ego, Casado dio con una hipótesis verosímil: que Illa prepare su candidatura para febrero (se esperaban elecciones en Cataluña para otoño, retrasadas a invierno, y el PSC, al alza, piensa en el ministro) y eso podría explicar sus ataques desproporcionados a Madrid con un Plan de Choque, literalmente, que le dé réditos de imagen allí. Se non è vero, è ben trovato. Si Illa es candidato, algunas frases de la hemeroteca se le van a repetir más que los ajos morados de Banyoles.

5| Ignacio Aguado

“Ni estamos divididos ni podemos permitirnos estar divididos… Es importante que seamos capaces de dejar a un lado la lucha partidista, las agendas de los partidos, y que sustituyamos esa búsqueda permanente de culpables por búsqueda de soluciones”.

Mientras Aguado decía esto, Ayuso le demostraba que están divididos, desconectados, que Madrid no abandona la confrontación partidista y que la prioridad era señalar culpables: "Gracias por el caos, Pedro Sánchez". Después Ciudadanos confirmaba que todo bien en el Gobierno de coalición.

6| Emiliano Pozuelo 

“Molestó especialmente que algunos titulares de ayer fueran que las comunidades del PP votaban en contra de las propuestas del Gobierno central; porque puede quedar algún tipo de duda de que Andalucía toma medidas por otros criterios que no tienen que ver con criterios técnicos y científicos…”.

Como por reflejo de Madrid, C's pide explicaciones en Andalucía al Gobierno regional por el voto de la Interterritorial. O sea, Cs pide esas explicaciones al Gobierno andaluz en el que está C's. Podría parecer un poco de locos de no ser ya todo un poco de locos. Claro que ese mensaje de Cs no parece tratar de incomodar al PP sino al vicepresidente Juan Marín, de C's. Aquí no hay división PP-C's, sino división C's-C's: el grupo parlamentario va por libre de Marín.

7| Gabriel Rufián

“Vox tiene aquí, desgraciadamente, 52 diputados. Pero en realidad son 53, porque tiene uno en la Zarzuela… Señores y señoras de la derecha y de la extrema derecha, tienen ustedes razón: a Felipe VI le votó un español: Francisco Franco”.

El socio preferente.

8| Oskar Matute

“Decía la representante del PP que por qué no investigábamos a todos. A algunos los citaban con nombres y apellidos, como el señor Simancas. Yo le animaría a que se investigue, y así sabremos quién estaba detrás del Tamayazo (...), si se investiga a todo el mundo con el mismo ahínco, con la misma fe y determinación con que se nos investiga a los independendistas vascos, estoy convencido de que su próximo congreso lo van a celebrar en Soto del Real”.

La noticia, sin embargo, no estaba en el discurso de Matute, sino en el aplauso del PSOE a alguien que siempre encuentra cómo blanquear la memoria de ETA. Unos meses atrás, los socialistas denunciaron un vídeo fake aireado por Abascal o por Toni Cantó con la bancada socialista aplaudiendo a Bildu. Esta semana la bancada socialista ha convertido el video falso en realidad. La mayoría de la investidura va borrando cada vez más líneas rojas. Aplaudir a Bildu parecía una de ellas. Otro socio preferente.

9| Susana Díaz

“La Educación pública es, junto a Sanidad, la competencia básica del Gobierno andaluz. Y en ambas están fallando clamorosamente. No son admisibles la desidia y la falta de responsabilidad. ¿No les importan las necesidades reales de los andaluces?”

Después de que Sánchez dijera que "la pandemia tiene que alejarse del debate partidista… solo tenemos un enemigo, que es el Covid", Díaz volvía al ataque diario de oficio acusando a Moreno de irresponsabilidad, desidia, desinterés por los andaluces, etc., con un "caos" en educación y sanidad que no podrá tapar con fondos europeos o debates de la comunidad. Su duelo con Ayuso por ver quién dice más la palabra "caos" está muy parejo. Irónicamente, eso sí, Susana Díaz acusa a Juanma Moreno de entregarse a Génova en su etapa de máxima entrega a Ferraz, casi convertida en capitana del equipo de cheerleaders del sanchismo..

10| Antonio Maíllo

“Lo único que ha cambiado desde la conformación de Adelante Andalucía es que Anticapitalistas se ha ido de Podemos con sus cargos públicos elegidos bajo el paraguas de esta última formación, y eso es lo que explica que ahora se pretenda esconder bajo el concepto de "sujeto político andaluz" lo que en realidad se pretende: construir un partido nacionalista al estilo de las CUP catalanas, controlado por Anticapitalistas”.

La desunión de la izquierda es un clásico, pero esta beligerancia evoca los setenta. Con dos artículos en eldiario.es, Maíllo y Teresa Rodríguez han puesto descarnadamente en evidencia sus vergüenzas. Maíllo habla del "secuestro de la marca AA… con torticeras maniobras burocráticas" para convertirla en algo similar a las CUP, y Rodríguez responde acusando a IU de privar a Andalucía de sujeto político propio a diferencia de lo que hacen en Cataluña, y evoca su sumisión al susanismo en el cogobierno. Todos tienen algo de razón en una ceremonia de la sinrazón.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios