SEVILLA FC ¿Qué iba a contar José María del Nido Carrasco sobre su padre?

FERIA El montaje de la Feria de Sevilla arranca a 131 días con el primer tubo de la portada

Análisis

Fernando Zamora

Alcalde de San Juan de Aznalfarache

La sencillez de la verdad, Susana es la más capaz

Mi razonamiento básico es muy sencillo. ¿Por qué apoyo a Susana Díaz en las primarias de mi partido para elegir la candidatura a la Presidencia de la Junta de Andalucía? Porque Susana es la más capacitada para conducirnos nuevamente a una victoria electoral que acabe con esta pesadilla de Gobierno de la derecha manejado en la sombra por la ultraderecha. Ella es capaz de hacerlo. Ya lo ha demostrado, ya ha ganado dos veces las elecciones andaluzas.

Después de dos años largos de gobierno de la derecha en Andalucía es evidente la necesidad de un cambio para recuperar las políticas sociales, el apoyo a la educación y a la sanidad pública, para olvidar este triste período de gobernantes insensibles alejados de las necesidades de nuestra tierra. Vendedores de traje y corbata que cada día nos cuentan sus milongas pero que cuando hay que remangarse para trabajar por Andalucía dan un paso atrás para no mancharse los zapatos. Marionetas de los nostálgicos del franquismo.

Susana es nuestra Primus inter pares. Lo ha demostrado a lo largo de su trayectoria política y, sobre todo, lo ha demostrado cuando más difícil resultaba mantener la compostura, cuando tras ganar por segunda vez las elecciones andaluzas, un pacto entre las derechas la llevó a sentarse en los sillones de la oposición. Muchos habrían optado por marcharse pero Susana Díaz es una mujer tenaz y sabe, como sabemos muchas personas en este partido, que no hemos llegado hasta aquí para rendirnos. Nuestro objetivo en política es ser útiles para la sociedad y eso supone anteponer los intereses comunes por encima de nuestros propios intereses.

Cuando conoces a Susana, yo la conocí siendo ella aún muy joven, entiendes varias cosas rápidamente. Su determinación y la claridad de sus ideas. Es una típica frase hecha decir que el socialismo corre por sus venas, pero es absolutamente cierta. La manera de ser y de actuar de Susana Díaz, su cercanía, su compromiso social, su valentía, son señas de identidad del PSOE.

Estas señas de identidad del carácter de Susana y, seguramente también su educación, la que le dio su familia, la llevaron indefectiblemente al socialismo. Con el tiempo ha ido sumando otras virtudes a las que se dibujaban en su genética, las propias de la experiencia acumulada por una mujer joven en la plenitud de su madurez vital y política. La experiencia de Susana Díaz es también una razón para confiar en ella.

Una experiencia que ha madurado a marchas forzadas desde que a finales de 2018 tuvo que afrontar la salida de la Presidencia de la Junta de Andalucía, aún habiéndose proclamado ganadora de las elecciones autonómicas. Dos años en la oposición han cambiado a Susana Díaz y lo han hecho para convertirla en una dirigente mejor y más capaz. Y sus palabras lo demuestran día a día.

Seguramente una de las tareas más complicadas que afrontamos los seres humanos es asumir nuestros errores. No es plato de buen gusto, más aún cuando has ostentado un cargo en el que son muchas las personas dispuestas a regalar los oídos. Susana Díaz ha sido capaz de ver y, mejor aún, de corregir errores que ella misma ha confesado públicamente. No soy yo quien los hace patentes. Susana Díaz ha recuperado el contacto directo con la calle, ese era y es su mejor aval para volver a llevar al PSOE a la Junta de Andalucía.

Susana conoce a la gente. Susana se siente a gusto en la calle, en el contacto directo con nuestros afiliados y afiliadas, en la relación de tú a tú con la ciudadanía. Ella sabe que nadie mejor que los andaluces y andaluzas para transmitir cuáles son sus necesidades y sus preocupaciones. En ellos está la respuesta para encontrar soluciones. Susana ha mostrado en el Parlamento que los decorados que han diseñado los expertos en marketing de Moreno Bonilla y su consejero de Salud no se parecen en nada a las colas de vecinos y vecinas a las puertas de los centros de salud para pedir una cita que no llega nunca. Susana ha revelado la fotografía que descubre las intenciones privatizadoras del consejero de Educación, preocupado por contentar a los sectores poderosos con intereses económicos en la educación de nuestros hijos e hijas. Susana ha recuperado la voz de la calle para mostrar la cara oscura que quería ocultar el decorado de cartón piedra del Gobierno de las tres derechas en Andalucía.

El liderazgo de Susana Díaz demostró cómo intentaron engañarnos aquéllos que nos contaban que era una locura imaginar siquiera un cambio de tanto calado en la Universidad. Ella lo hizo realidad en Andalucía. ¿Se acuerdan de cuando Susana Díaz dijo que la Junta de Andalucía bonificaría hasta un 99% el coste de la matrícula universitaria por cada asignatura aprobada? Hubo quienes hablaron del “déficit inherente al sistema universitario”, “de un camino sin rumbo que llevaría a la Universidad andaluza a una crisis sin precedentes y a una grieta en las cuentas de la educación autonómica”. Las familias que pagaban las matrículas saben lo que costaban antes y lo que cuestan ahora, y eso es gracias a Susana Díaz. Susana debe traer aire fresco de nuevo a la Junta de Andalucía. Por eso la apoyo. Por capacidad, por experiencia, por cercanía, por municipalista, por su conciencia social, porque ella es socialismo y el socialismo es libertad, igualdad y garantía de plantear las batallas que sean necesarias para no dejar a nadie atrás.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios