Análisis

FÁTIMA DÍAZ

El tratamiento de las familias

'Entre hermanos' y 'Doctora Juguetes', de Disney, normalizan otros modelos familiares

La factoría Disney, que tanta influencia tiene en cientos de millones de niños, y en sus padres, ha aprendido a modernizarse adaptando sus productos audiovisuales a los tiempos que corren. Desde la época de Mary Poppins, Disney siempre ha sabido de la importancia del adoctrinamiento de los niños, pues educándolos a ellos se garantiza un futuro mejor. De ahí que en Disney Channel existan series como Entre hermanos, en la que la desorganización casera y las diferentes personalidades de siete hermanos que conviven bajo el mismo -y caótico- techo sientan las bases de las casi siempre intrascendentes tramas de la vida de una familia numerosa.

Son los Díaz, vistos desde la perspectiva de la hermana mediana, Harvey (Jenna Ortega), atrapada (originalmente el título es Stuck in the middle) entre los tres mayores (una adolescente coqueta y un chico y una chica preadolescentes) y los tres traviesos menores, dos niños mellizos y la extravagante pequeña de la casa. Harvey es una chica con especial habilidad para la ingeniería, la invención de cosas y para pensar soluciones a los problemas... o problemas para las soluciones.

Las situaciones cómicas proliferan en un hogar donde todo se convierte en un caos. Pese a todo, llama la atención que la autoridad y el respeto a los padres nunca se pierde de vista, unos progenitores sobrepasados e imperfectos, pero entregados a la vida familiar y a las en principio pequeñeces de cada uno de sus vástagos. Por ejemplo, en el capítulo dedicado al cumpleaños de la protagonista, ella cree que se han olvidado de su aniversario e intenta sacar provecho de la situación, aunque al final resulte que a su manera todos tenían en mente tan señalada fecha.

Que los Díaz sean católicos y vayan a misa es una característica más. Disney no sólo hace visibles a las familias tradicionales, también pretende normalizar otro tipo de familias cada vez más presentes en nuestro entorno, las monoparentales y las gays entre ellas. Son pequeñas escenas en los dibujos animados aparentemente sin importancia, pero que van haciendo que el mensaje vaya calando.

Este último verano fue la Doctora Juguetes (en inglés, McStuffins), la que presentó a dos mamás lesbianas en una serie recomendada para menores de ocho años. Dicha familia de muñecas tiene que huir de su casa debido a un "terremoto". En teoría el propósito del episodio es mostrar a los niños la importancia de tener un plan de emergencia. Pero que el pequeño/a vea en televisión que hay otras alternativas a la mamá/papá tradicional, es sumamente educativo y unpaso adelante en la tolerancia y respeto a estas nuevas elecciones de vida. Disney se pone al día y enseña valores, de ahí que siga siendo tan recomendable para el público infantil.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios