Análisis

Alberto García Valera y Felipe Masa Sánchez-Ocaña

Senior manager EY Andalucía

El Ayuntamiento de Sevilla y sus impuestos

Pagar los impuestos es el mejor ejercicio de solidaridad que podemos tener como ciudadanos

Encontrar formas de atraer nuevas oportunidades de negocio e inversores nunca es una tarea fácil para ninguna ciudad, especialmente en el mercado global y competitivo que vivimos hoy.

Sin embargo, cualquier iniciativa de la Administración local en el marco de sus competencias, tendente a lograr dicho objetivo y que además facilite al contribuyente el cumplimiento de sus obligaciones tributarias, deben ser aplaudidas por el ciudadano y más en el difícil contexto socioeconómico que nos está tocando afrontar a raíz de la aparición del virus Covid-19, con una caída de nuestra economía -y con ello de la recaudación tributaria- sin precedentes.

En este contexto, el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla del pasado 15 de octubre, incluyó en su Orden del Día el inicio de la tramitación de la Ordenanza fiscal de gestión, recaudación e inspección de tributos locales para el ejercicio 2021, en la que se prevé la aprobación de la medida conocida como "Plan de pago personalizado", anunciada hace ya algunas semanas por este diario.

De resultar finalmente aprobada, cualquier contribuyente, sea persona física (autónomo o trabajador por cuenta ajena) o persona jurídica, podrá solicitar el abono de determinadas deudas tributarias municipales de vencimiento periódico y notificación colectiva a un sistema de pago a medida, mediante su periodificación a su elección en cuotas mensuales, bimestrales, trimestrales o cuatrimestrales. Y todo ello sin devengo de intereses.

Está previsto que la solicitud pueda formalizarse en cualquier momento del año en curso, debiendo concretar la periodicidad por la que se opta y la cuenta bancaria donde desea domiciliar el contribuyente el pago recurrente de sus tributos locales.

Es una medida que afectaría al pago de los impuestos sobre bienes inmuebles, de vehículos de tracción mecánica y el de actividades económicas y a las tasas de entrada y salida de vehículos, de limpieza y recogida de basuras, así como a aquellas vinculadas a las paradas de taxi y de carga y descarga.

Con ello, el Ayuntamiento de Sevilla se suma a medidas similares que ya están aprobadas y en vigor desde hace algún tiempo en otros Ayuntamientos andaluces, como Cádiz, Jerez de la Frontera o Córdoba.

Con esta iniciativa la Agencia Tributaria de Sevilla reproduce estrategias que ya vienen siendo aplicadas desde hace algún tiempo por el sector privado. Diariamente vemos como las entidades financieras o aseguradoras ofrecen a sus clientes la posibilidad de aglutinar el conjunto de pagos o primas y proceder a un fraccionamiento del pago de las mismas por períodos temporales recurrentes que hagan viable una planificación adecuada de su economía familiar o de los flujos de caja de la empresa, en lugar de ser abonadas una vez al año y cada una en momentos temporales diferentes. Ese es precisamente el objetivo principal de la esta medida.

De entrar en vigor en 2021, en nuestra opinión, no solo beneficiaría al contribuyente en los términos ya mencionados relativos a una mejor planificación, sino también al propio Ayuntamiento de Sevilla, que con toda seguridad mejorará sus estadísticas de cobro de aquellos tributos en los que tiene competencia de recaudación y a buen seguro, al facilitar el cumplimiento voluntario, reducirá el fraude fiscal que actualmente podría estar vinculado a dichos tributos. Ello provocará, sin duda, un incremento de recaudación en las arcas municipales de Sevilla.

No perdamos de vista que, pagar nuestros impuestos es el mejor ejercicio de solidaridad que como ciudadanos podemos tener con nuestra sociedad. No podemos pretender disfrutar de un Estado del Bienestar como el que existe en España sin antes cumplir de una manera adecuada con nuestras obligaciones tributarias. Tampoco que quien tiene la auctoritas de exigirnos su pago tiene, no sólo que emplear adecuadamente los recursos públicos, sino también facilitarnos el pago de los tributos para que el siempre efecto contractivo que tiene su abono sobre la economía sea más llevadero.

Ojalá, además, sea éste un primer hito de un mejor entendimiento entre la administración y sus administrados, que permita visualizar a ambas partes como complementarias de una realidad económica que necesita de ambas, y que nos lleve a avanzar en el incremento de la necesaria colaboración público-privada, que necesitamos, más que nunca, en tiempos de pandemia. Sigamos en esta línea.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios