Protagonistas de la semana

Protagonistas de la semana

VOX ha lanzado un ultimátum al Gobierno andaluz, que tal vez sólo sea otro penultimátum. El endurecimiento estratégico va materializándose. La crisis de Ceuta ha proporcionado la oportunidad; y desde ahora, advierte Vox, no apoyarán nada que venga de San Telmo si ellos no lo han pactado y firmado previamente. Esta semana se pone a prueba, nada menos, con la ley autonómica de salud pública que el Gobierno andaluz necesita reformar para afrontar el post-estado de alarma. Sin el apoyo de Vox, se tumba su aprobación rápida en lectura única. Y hoy estará Abascal en Sevilla, no por casualidad, para elevar la temperatura del órdago. Vox está brindando una coartada para el adelanto electoral, sin ocultar que desean ese adelanto electoral.

1.- Manuel Gavira:

“La estabilidad del Gobierno no existe ya, porque no van a contar con el apoyo de Vox para algo que no sea lo pactos de investidura o los acuerdos presupuestarios... En este momentos es cuando el Gobierno de Andalucía es absolutamente frágil”

La respuesta fuerte de Vox es , sin embargo, débil. Y lo es porque se sustenta en una reacción airada a la llegada de menores sin acompañantes. Nunca funciona ser muy fuerte a cuenta de los más débiles. Vox no ha sabido responder qué hacer con esos niños; sólo que deben ser rechazados. Es una posición difícil de digerir incluso para muchos de los suyos, católicos o no. Exigir la dimisión de Rocío Ruiz por fomentar el efecto llamada podía ser una presión previsible para medir su fuerza; pero dar un portazo por unos niños desamparados no.

2.- Rocío Ruiz:

“Nosotros vamos a estar aquí, esperándolos”

¿La consejera de Igualdad buscó a Vox con esa frase, o sólo se los encontró? Si Vox centra su ataque al Gobierno en que Ciudadanos no es de fiar, a su vez Ciudadanos tiene a Vox para definirse como alternativa. Más allá de las cábalas, sin embargo, no ha habido cambio de criterio: Andalucía, además de ofrecer solidaridad, también reclama un debate sobre los menores porque es la comunidad que soporta mayor presión, y hacer de frontera sur de Europa requiere la solidaridad de las demás comunidades –que no existe– y ayudas del Gobierno, que tampoco a la altura. Pero el debate, de momento, quedó solapado por la bronca con Vox.

3.- Juanma Moreno:

“Los que somos padres entendemos que no sólo existe una obligación legal, sino también una obligación moral. Un Gobierno debe gobernar, y mientras yo sea presidente voy a gobernar”

El Gobierno andaluz no quiere bajar al ring embarrado, y apenas Jesús Aguirre se ocupó de mostrar su perplejidad ante la polémica de los menores porque ahora sólo cabe un mensaje de solidaridad. Es una cuestión moral, insistió el presidente. Eso sí, no hace falta ser padre para entender esto; basta el instinto humanitario. El mensaje de Moreno, aunque huyendo del ruido, apunta a que no cederá a la presión y hará lo que tiene que hacer. Eso sí, la aritmética sigue siendo la que es. Sin 55 no hay mayoría.

El viento de las primarias

4.- Juan Espadas:

“Me gusta hablar de un proyecto nuevo más que de una candidatura personalista. Mi candidatura refleja un proceso nuevo de unidad del partido que creo que no cabe en las otras, de compañeros que antes estuvieron defendiendo a compañeros en otros procesos y que ahora están en esta iniciativa pensando en un proyecto que pueda generar el cambio y la renovación suficiente para atraer a los ciudadanos”

5.- Susana Díaz:

“Estos días se habla mucho de renovación, y de quienes piden renovación pero ellos no se renuevan a sí mismos. Son los mismos que viven en un carrusel de cargos. Yo, en cambio, quiero una renovación de formas e ideas”

Susana Díaz ataca a Juan Espadas, aunque no lo mencione; y Espadas evita la confrontación con Díaz. Es de una lógica táctica elemental: Espadas hace lo que corresponde a quien se ve ganador, y Susana Díaz empieza a hacer lo que corresponde a quien se ve perdiendo. Queda margen, pero es el viento de las primarias.

La campaña de Espadas no es contra Susana Díaz, sino contra el calendario y algunos precedentes históricos. Pero Susana Díaz no se ha rendido y va a pelear. Está en una carrera tenaz, valiente porque sabe que no habrá mano tendida en la derrota. Irónicamente, eso sí, la pasión de su batalla orgánica puede ser contraproducente: está muy desdibujado su liderazgo como oposición –salvo algún arreón previsible sobre la ultraderecha...– mientras desde San Telmo hacen sangre hablando de “crisis de liderazgo” en el PSOE. Pero sin duda ella peleará hasta el final. Y lo hace enfatizando ese mensaje tan de Ayuso de “doy un paso adelante en este proceso porque quiero que la gente vote en libertad, sin miedos”. Parece a cinco minutos de decir “Espadas o Libertad”.

El futuro ya está aquí

6.- Pedro Sánchez:

“Una España mucho más eficiente, una España mucho más digital, más verde y en consecuencia más justa”

7.- Pablo Casado:

“Hemos escuchado que España tiene hambre de futuro. Creo que es una mala expresión cuando hay dos millones de españoles que hoy están haciendo las colas del hambre”

Demasiado a menudo se le reprocha a los dirigentes políticos su cortoplacismo, su falta de visión de futuro, enredados en la inmediatez. Y se les aplica la vieja máxima birmarckiana: el político mira a las próximas elecciones y el estadista a las próximas generaciones. Así que mirar al futuro debería merecer el aplauso. Eso sí, mirar al futuro merece el aplauso siempre que no sea un modo de huir del presente. Por eso la presentación de España 2050, un documento de contenidos apreciables, suscita dudas. Si se quiere una mirada global y colectiva del país, ¿no debió promoverse en el Congreso, sede de la soberanía nacional con todas las fuerzas representadas, y no en Moncloa? En un momento de tanta polarización, no parece una buena idea si quieres concitar algún consenso. Si quieres, claro, concitar algún consenso. A Casado le ha faltado altura, aunque alguna de sus ironías hiciera diana; y a Sánchez le ha vuelto a sobrar oportunismo. No miran al futuro, claro, sólo maniobran ante los sondeos que apuntan a cambio de ciclo.

Cataluña

8.- Pere Aragonés:

“Presento mi candidatura a la presidencia de la Generalitat para hacer posible culminar la independencia de Cataluña”

En su discurso de investidura, Aragonés dedicó seis páginas a la estrategia independentista; y sólo dos párrafos a la recuperación económica . Eso retrata la realidad política catalana. El no tan molt honorable tardó tres segundos en formular el objetivo de su presidencia: la República independiente. Después hizo el anuncio formal de querer gobernar para todos, justamente tras plantear que va a seguir gobernando contra la mitad de la población. Después de una década de procés, ahí continúan, encerrados en una espiral de lógica puigdemoníaca. Mala noticia para los catalanes, cuyo deterioro como sociedad resulta notorio. Pero también mala noticia para España. Quienes amenazan el orden constitucional, su territorio y su legalidad, son los socios preferentes del Gobierno. No es una paradoja, sino un contradiós. Esta misma semana Sánchez, ante la crisis de Ceuta, apelaba a la derecha a sabiendas de que no podía apelar a sus socios preferentes. Un estado de cosas muy demencial.

Astrazenequistas, Pfizerianos

9.- Jesús Aguirre:

“Yo no lo veo... ¿o alguien ha firmado el consentimiento para ponerse la primera? ¿Y por qué hay que hacer uno para la segunda? Habrá que hacer un consentimiento para ponerse la Pfizer, porque esa es la anormalidad”

Alguna vez alguien escribirá la historia de lo sucedido con la vacuna de Astra-Zeneca y la gestión del Gobierno tratando de impedir que se rematase la vacunación de cientos de miles de españoles que esperaban la segunda dosis, teniendo en las neveras esas segundas dosis. Alguna vez se sabrá por qué el Gobierno se ha empeñado en boicotear esa vacuna mientras la EMA y decenas de sociedades médicas, con notables ensayos clínicos publicados en revistas de primer nivel, avalaban y reclamaban su uso. Finalmente Moncloa no va a impedir que se administre, pero sí van a forzar que se estigmatice exigiendo la firma de un consentimiento. Si se puede administrar, ¿por qué? Parecen tratar de sembrar dudas de que se deba administrar, lo que es muy irresponsable. Y en todo caso, ¿por qué no con las demás? Es, en definitiva, un asunto oscuro. Y entretanto ahí quedan los ciudadanos, obligados a declararse astrazenequistas o pfizerianos.

Hombres, hombres y viceversa

Premios de la Diputación de Sevilla que se entregan hoy: Manuel del Valle, Hijo predilecto a título póstumo, como la medalla de José Moya; Manu Sánchez, Vicente Amigo, Jaime Rodríguez Sacristán, Antonio Pérez Dechent, un sanitario lebrijano con 58 días de UCI, Manuel Huertes Sánchez por los bomberos... Ninguna mujer.

10.- Alfonso R Gómez de Celis:

“Enhorabuena a todos los premiados. Todos ellos se lo merecen, pero le propongo al pleno de Diputación de Sevilla que el próximo año TODAS las premiadas a título individual sean mujeres. Seguro que también TODAS ellas se lo merecerán”

Gómez de Celis advierte, con una denuncia elegante, que la Diputación de Sevilla sólo ha premiado a hombres. Es coherente. Hace un par de meses, con las Medallas de Andalucía, sobre todo desde el PSOE montaron una marimorena –con mucha vestidura rasgada, mucho grito en el cielo– porque no se premiaba a título individual a ninguna mujer, aunque sí a colectivos de mujeres. ¿Dónde están ahora esas voces que se escandalizaban del machismo de la derecha que por primera vez blablablá....? Pues más allá de Celis, poco más. Alguna otra crítica sí hubo, pero, a diferencia de él, haciendo constar que el presidente de la Diputación es el padrino político de Susana Díaz, y por tanto no disimulando el matiz partidista antes que feminista. El apunte de Celis ha puesto a muchos, y muchas, en evidencia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios