Análisis

Setefilla r. madrigal

El valor de la información

Mamá voy a vivir en la precariedad para poder contar lo precarias que son las vidas de los demás. La frase que bien podría ser mía, pertenece a Manu Brabo, un fotoperiodista igual de bravo, que nació en 1981, en Zaragoza. De su currículum repleto de hitos y anécdotas de disparador freelance (de flashes y verdades) destacan sus viajes a Haití, Bolivia, Libia o Irak en los que entre otros conflictos narró graficamente la Guerra de Irak, la revolución Libia durante la Primavera Árabe, que entre otros hechos acabó con el mandato de Muamar Gadafi o el conflicto de Kosovo. Para hacerlo, como en cualquier reporterismo de guerra, uno debe estar cerca, "lo suficientemente cerca" que decía Capa, para captar la mejor imagen en una sola foto. Un choque visual que nos devuelva de nuevo a lo real y nos arreé un bofetón que nos haga entender las miserias de la guerra y de nuestras propias vidas que creemos ajenas al conflicto. En su foto Un día cualquiera lo importante no es la imagen, sino el título. Porque Brabo informa y dispara de la misma manera. Claro, directo, conciso, sin andarse por las ramas. Lo suficientemente cerca como para que escueza, para que duela y moleste. En su rutina irakí, encerrada en la escena de esta instantánea vendida al National Geographic se puede ver a diez soldados muertos y a una veintena de heridos tras haber caído un mortero. Cuerpo a tierra y ¡clic! Una imagen que hay que vender, un precio que no sobrepasa la suma de las gestiones, un papel impreso de una revista que acabará en el salón de cualquier hogar acomodado. Una vida en peligro apretando un botón, como un detonador que todo lo inicia, como un mecanismo que nos hace más libres. Cuenta Brabo cuánto cobra por esas imágenes en un fantástico libro llamado: Cada mesa una trinchera. Y lo es, cada mesa, una trinchera o una lucha contra la planitud de algunas mentes que no entienden, debido a la precariedad de este oficio, por qué cojones seguimos disparando.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios