Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

la esquina

José Aguilar

Un AVE en la puerta

DESDE esta mañana del 1 de julio los viajeros en tren entre Toledo, Cuenca y Albacete deberán hacer transbordo en Madrid, al quedar eliminado el servicio de AVE que unía directamente a estas ciudades manchegas. Seis meses ha durado el experimento. Ni habría existido de haberse hecho las cosas con cabeza en vez de con demagogia política.

A la clientela del transporte ferroviario no le va a suponer ningún drama especial la supresión de los AVE. Con la Alta Velocidad tardaban dos horas y cinco minutos en trasladarse de Toledo a Albacete, por ejemplo, y y ahora, con el transbordo, tardarán veintitrés minutos más. No es como para indignarse. Y tampoco se trata de una muchedumbre de damnificados: ese AVE lo han venido cogiendo una media de nueve personas diarias desde que se inauguró la línea.

Ahí es precisamente donde está el problema. Con una ocupación tan baja a Renfe le cuesta 18.000 euros diarios mantener la línea. Un servicio que no sirve a casi nadie. Entonces, ¿por qué se puso? Porque los responsables políticos nos han malcriado. Igual que hicieron en su día con los estudios superiores, multiplicando las universidades y las titulaciones hasta el infinito pero sin sopesar la calidad y valor de las mismas, en materia de infraestructuras se han pasado. Han prometido, han estado haciendo, autovías y líneas férreas a porrillo. De hecho, España es el país europeo con más kilómetros de alta velocidad en servicio, y uno de los primeros del mundo. Nos hemos llegado a creer que teníamos derecho a una estación de AVE en la puerta de cada casa.

Naturalmente, eso da votos, y ningún presidente autonómico ni alcalde de capital de provincias -y de lo que no es capital- se ha resistido a la tentación de acumular cortes de cinta inaugural tan rentables. Pero llegan las vacas flacas y, con ellas, la conciencia de que estamos muy endeudados como país y como individuos y que no es posible seguir endeudándonos más. Cada kilómetro de AVE cuesta construirlo entre 12 y 30 millones de euros y mantenerlo 100.000 euros al año. Quizás no somos tan ricos para permitirnos el lujo de una red de AVE tan extensa y tupida. Podríamos empezar por suprimir las líneas que carecen de la demanda social mínima que justifique su existencia. Como ha hecho Renfe en Castilla-La Mancha.

Saldremos con bien de esta crisis si somos más austeros y trabajamos más y mejor para lograr una economía competitiva, y también si alcanzamos la madurez colectiva suficiente para comprender que no podemos aspirar a comer caviar siempre si lo que producimos nos da para aceitunas. Y no saldremos si seguimos echando la culpa de todo a los codiciosos mercados financieros.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios