Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Abalorios de Ábalos

Mantienen la mentira de la división entre las dos Españas para situarse en la buena y colocar al PP en la mala

Va Ábalos y dice: "La memoria histórica no es ideológica. Es la defensa de la democracia. Superar las divisiones pasa por no situarse en la división. Todo eso lo tiene que superar la derecha española. El día que lo haga se abrirán muchas posibilidades para el encuentro democrático y en eso tienen mucho que ver los vínculos históricos que algunos se niegan a romper". Y cuando le preguntan si el PP mantiene vínculos históricos con el franquismo, contesta: "Sin duda".

La memoria histórica, aprovechando la causa justa de dar digna sepultura a los muertos que yacen en fosas, fue una operación de propaganda puesta en marcha por Zapatero con dos fines. En primer lugar legitimarse a sí mismo y al PSOE como herederos legítimos de un PSOE idealizado y una Segunda República sólo atacada por la derecha, como si nunca hubiera conspirado contra ella la izquierda socialista revolucionaria; como si nunca se hubiera roto el PSOE de los años 30 entre los revolucionarios de Largo Caballero y las Juventudes Socialistas de Santiago Carrillo y Hernández Zancajo, y los demócratas reformistas de Besteiro; como si Indalecio Prieto no hubiera escrito en su exilio mexicano sobre el golpe de Estado revolucionario de 1934: "Me declaro culpable ante mi conciencia, ante el Partido Socialista y ante España entera, de mi participación en aquel movimiento revolucionario. Lo declaro como pecado, como culpa". Nada de esto sucedió y afirmarlo es revisionismo que hace el juego a los franquistas.

En segundo lugar la memoria histórica como estrategia política busca deslegitimar al PP como heredero del franquismo. Por eso Ábalos afirma que "sin duda" el PP mantiene vínculos históricos con él, que la memoria histórica no es ideológica (entonces, ¿qué es?), que en 2018 hay todavía divisiones guerra civilistas que superar (será en el PSOE, no en la sociedad española) y que hay que abrir "posibilidades para el encuentro democrático" (¿no se produjo cuando Carrillo, Pasionaria, Fraga y Suárez coincidieron en las Cortes y no lo reafirmó con la respuesta de todos los partidos y la sociedad española cuando los pocos residuos franquistas intentaron dar el golpe de Estado del 23 F?). A él y a su partido les interesa mantener viva la mentira de la división entre las dos España para situarse en la buena y colocar al PP en la mala. Éstos son los abalorios -adorno vistoso de poco valor- de Ábalos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios