Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Advertencias fraternas

Los separatistas, como ha recordado el presidente Macron, obstaculizan el proyecto europeo

No todas las opiniones que llegan desde el extranjero contribuyen a rellenar el viejo, tétrico y fatalista baúl de la Leyenda Negra. A veces vienen voces que buscan otra finalidad y reconfortan, porque se unen a los escritos que desde dentro del país proclaman también su desconcierto ante los sucesos políticos presentes. Alivia que, desde coordenadas menos crispadas y más distantes, se propongan otras reflexiones, aunque coincidan, sin embargo, señalando el momento sumamente arriesgado que se vive en España. El pasado día 14, Barbara Loyer, una prestigiosa profesora de la Universidad de París 8, con publicaciones muy relevantes sobre la reciente historia de España, ha publicado en Le Monde una extensa tribuna. No oculta la grave preocupación que la moviliza al lanzar su bien trabada advertencia. Desde una perspectiva próxima al movimiento socialista europeo, desgrana con admirable rigor, todos los efectos negativos que para Francia y Europa puede tener la actual convivencia política, en la península, entre los partidos separatistas y la izquierda. Este grito de justificada alarma, a través de otras plumas, ya está también presente en España. Pero esta autorizada voz francesa y europea supone una conmovedora llamada a un retorno a la razón de los socialistas españoles. Con la habitual brillantez de la prosa universitaria francesa, Barbara Loyer construye un serio discurso encaminado a poner en evidencia la contradicción fundamental existente entre un proyecto de izquierda y el apoyo al nacionalismo. Para la autora, por mucho que se quieran enmascarar las negociaciones, se trata de "proyectos explícitamente incompatibles". Por eso, insiste, una y otra vez, en denunciar a esa "izquierda española que se asocia, en nombre de la democracia, con aquellos que necesitan del odio a España para prosperar". Una pieza, pues, que, por su concentración y perfecto andamiaje teórico, debería ser para los constitucionalistas españoles de obligada lectura. Por eso, para aquellos que el periódico francés les quede un poco lejos, La Vanguardia, de Barcelona del día 24, publicó una entrevista con esta misma autora, que, en parte, reitera los mismos términos empleados en la tribuna. Y para continuar con voces francesas -y en este caso, también fraterna- conviene recordar que Macron, el presidente de la República al regresar hace unos días de Jerusalén, en el avión, ante la prensa que lo acompañaba, realizó unas pertinentes declaraciones, destinadas a todos los separatistas que obstaculizan el proyecto europeo porque sólo viven de y para fomentar "el fantasma y el narcisismo de sus pequeñas diferencias".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios