desde mi córner

Luis Carlos Peris

Albricias, ahora sí gusta la hora

Con cuarenta grados, no; ahora que se está de dulce al sol de mediodía sí le viene bien al Madrid y a su gente

ESTÁN encantados en Madrid con lo de jugar a mediodía y junto a las seis de la tarde del sábado lo consideran desde ya el horario estrella. Además, desde la hagiografía de guardia, ese aparato de propaganda que, sin rubor alguno, no ceja en ayudar a la buena imagen y nombre del Realísimo, dio ipso facto la cifra de chinos que vieron el Madrid-Osasuna. Aunque desde el conocimiento de ese mercado que debería tener Camacho se le restó importancia al fútbol en los gustos chinos, ya se propala tajantemente desde esas trincheras que han sido 120 los millones de chinos que babearon con Cristiano y la compaña.

Quiere decirse con esto que tendremos frecuentemente al Madrid a mediodía, hora dominical antes dedicada a la clase media baja o muy baja. Y me imagino que, vistas así las cosas, esa clase media baja o muy baja será destinada a galeras, o sea a las diez de la noche dominical o a las nueve del lunes. Claro que todo esto se produce como lo anunciamos en su día, cuando se programaron partidos en una Sevilla que a esa hora andaba en los cuarenta grados a la sombra. Entonces, sí que tenía mérito jugar o sentarse en la tribuna a mediodía y no ahora, en que se le pone el abriguito al niño después del café para emparedar con el aperitivo el partido de fútbol.

De todas formas, esto de los horarios es una de las muchas asignaturas pendientes que tiene nuestra Liga. Si la semana anterior no era de recibo que el Betis jugase en Santander con menos descanso que el Racing, también se cayó en el mismo error en esta ultima con el hándicap para Athletic Club con respecto al Barça. Y sigue pareciendo incomprensible esa dispersión de horarios que eterniza cada jornada con arranque el viernes y meta el lunes por la noche. Son cuestiones de difícil comprensión por muy belicosa que esté la Liga contra las radios y sus carruseles. Y en medio de tantos errores, la bonanza de que el Madrid gusta del mediodía, albricias.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios