Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

'Alcaydeses'

TELECINCO, en horas bajísimas, viene penduleando de vuelta en su devenir hegeliano. Ya andan en la fase de vuelta por el karaoke de Jordi LP así que dentro de un año rescatarán a las Mamachichos y a Juanito Navarro. Lo que llegó a ser una cadena urbana, progresista y de espíritu joven, va quedando poco nuevamente y ya sólo florece la horterada sin miramientos. Este martes se dio un paso adelante con un engendro que viene a traer lo peorcito de los años 90, Guinness world Records.

El nuevo (es un decir) programa retoma los shows británicos de plusmarcas y excesos que en España trajo en su día los Qué apostamos de la vida y que hacían furor unos quince años atrás. Por una grada complaciente fueron desfilando un tipo que intentó batir el máximo de calzoncillos colocados uno encima de otro, el extravagante señor más tatuado del mundo y un ciudadano que se llevó más de un cuarto de hora bajo el agua inmóvil. Lo de este último, como se imaginan, fue lo más antitelevisivo visto en los últimos siglos. Un buzo a pulmón libre, metido en una cubeta aguantando la respiración. Y Carmen Alcayde, la presentadora, haciendo comentarios en susurros y fabricando emoción indiferente.

Lo de Alcayde es para tomar nota. Además de la tirria que muchos pueden tenerle de por sí, no es lo mismo una chica mona llevando adelante un magacín en una mesa que ponerla a emular a Ramontxu de un día para otro. Carmen no da para mucho cuando la sueltan por un plató. En fin, los del libro Guinness, con arrastrado acento british para dar mayor verosimilutd, andaban por allí como notarios para dar fe de tanta gansada reunida. En el exterior batieron el récord en el número de especialistas quemados al unísono. Y así andan por Telecinco: quemados.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios