Crónica personal

Pilar / cernuda /

Almunia no ayuda

LOS comisarios europeos no representan a su país de origen, sino que velan por defender los intereses de la UE y garantizar su futuro. Esa máxima estaría bien si todos los miembros de la Comisión actuaran con esa altura de miras, pero es un secreto a voces que los 28 comisarios -excesivos, así no hay quien gobierne la UE- barren para casa con excesiva frecuencia. Excepto Joaquín Almunia, que parece que hace alarde de dar a España hasta en el carnet de identidad.

Hace unos años los astilleros españoles se acogieron a unos beneficios fiscales que la UE dice ahora que no les correspondían, por lo que tendrían que devolver las cantidades recibidas, en torno a los tres mil millones de euros. La ruina para el sector que, de verse obligado a devolver esos fondos, tendría que echar el cerrojo a la mayoría de los astilleros y mandar a la lista del paro a 80.000 trabajadores.

Francia se encontró exactamente con el mismo problema, pero en Bruselas abrieron la mano porque consideraron que si se había producido un error era injusto que se hiciera pagar las consecuencias a quienes ya habían recibido ese dinero y habían hecho el necesario uso de él para potenciar su industria. Pero los españoles se han topado con Almunia, comisario de la Competencia, que ha puesto pie en pared, no se atiene a razones, y no hace más que exigir nuevos argumentos y razones para impedir la devolución del dinero. Lo único que ha admitido tras el encuentro con el ministro de Industria y tres presidentes de gobiernos regionales afectados por los tax lease ha sido que sean los accionistas de los astilleros los que se hagan cargo del pago. Una solución de imposible cumplimiento.

Mientras amaga con el cierre de los astilleros, éstos han perdido medio centenar de encargos, una ruina, pero Almunia no se inmuta y sigue en sus trece. De nada han servido las reflexiones sobre el trato recibido por otros países, tampoco la carta que envió su antecesora la comisaria Kroes en la que afirmaba que no eran ilegales los beneficios fiscales que aplicaba la UE a los astilleros … El comisario Almunia no se atiene a razones, parece empeñado en no admitir ningún tipo de argumentos aunque otros compañeros de equipo, de la Comisión, sí encontraron fórmulas para solucionar casos idénticos.

Una actitud incomprensible. Almunia sabe perfectamente que la Comisión puede tomar decisiones propias y que los informes no son vinculantes.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios