Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Ambos van de favoritos, pero admitamos que con reparos

BAJO los efectos todavía del pedazo de segundo tiempo que hizo el comando Simeone en Os Dragoes nos amanece otro día en que el fútbol según Sevilla se viene arriba. Jueves continental con el Sevilla recibiendo a un equipo alemán mientras el Betis acude a una cita en el corazón de Croacia y a un paso del Adriático. Jornada para la ilusión y con el Sevilla menos urgido tras su buen inicio de hace quince días en Estoril.

Contando sus citas por victorias, el Sevilla está encontrando en la Liga Europea el lenitivo que palie su frustración en la competición doméstica. Si en Liga no está encontrando Unai el movimiento adecuado para que su equipo dé la talla que todos esperan, en esta competición que ha sucedido a la que más lustre dio a la reciente historia sevillista, la muy recordada Copa de la UEFA, sí que la simbiosis que forman el equipo blanco y el técnico vasco está funcionando a la perfección.

Ha advertido Andrés Palop, desde el conocimiento de la Bundesliga, que el Friburgo no debe ser rival para el Sevilla. A la misma vez, el ya legendario guardameta valenciano advierte sobre la peligrosidad de una confianza excesiva. Claro que esto de la confianza excesiva, como todos los excesos, siempre está mal visto, por lo que estamos por asegurar que esta noche en Nervión no ha de ocurrir ninguna esaborición y que el Sevilla seguirá viento en popa en esta liguilla.

Y el Betis de las rotaciones a granel acude a Rijeka, a un campo plagado de minas ambientales según los conocedores de la cosa. También lo dan como favorito, pero no lo tengo tan claro. Mi conocimiento del Rijeka es muy corto, si acaso recuerdo cuando en el Bernabéu sufrió la expulsión de uno de sus futbolistas por insultar al árbitro. La singularidad del caso es que susodicho pelotero era mudo. Como verá, no hay nada nuevo bajo el sol, conque suerte a ambos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios