En el anochecer del fin de semana, con un tiempo magnífico, las calles de la ciudad se llenaron de público para deleitarse con el olor a incienso y con las imágenes de gloria del Rosario, la Encarnación, la Cabeza y la Divina Enfermera.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios