Los nuestros

Pepe González

Apuntando maneras desde pequeño

Paquito Navarro Compán. Campeón del mundo de pádel por equipos con la selección española

En más de una ocasión, los deportistas que llegan a la elite tienen mucho que agradecer a sus progenitores. Y éste es el caso de Paquito Navarro Compán que, con 19 años, es uno de los componentes de la selección española que se proclamó campeona del mundo de pádel por equipos.

Este sevillano comenzó a practicar el pádel con 5 años. Sus familiares, asentados en Almería, donde permaneció en su niñez, disfrutaban de este deporte. Paquito, como así reconoce que le gusta que le llamen, observaba con interés aquel juego, aún desconocido para él.

"Acudía con mis padres y mis hermanos a las pistas y me quedaba esperando a que acabasen para poder intercambiar algún golpe. Como era pequeño, nadie me hacía caso y terminaba por jugar solo golpeando contra una pared", comenta entre risas.

Con la mente puesta en dedicarse a ello y ya asentado en Sevilla, Paquito se incorporó al Club Zaudín, donde permaneció hasta los 15 años. Fue allí donde sembró los frutos que ahora está recogiendo.

Posteriormente, se vinculó a Adrián Alemandi, su entrenador desde entonces. Gracias al trabajo de ambos, este sevillano ya disputa con su pareja, Javier Limones, el Circuito de la Federación Española, en el que ocupan la tercera posición, y participa en torneos casi todos los fines de semana. Los resultados han sido aceptables, obteniendo una de sus mayores victorias en el Campeonato del Circuito andaluz disputado en Córdoba. Además, fueron capaces de llegar a la final de los Campeonatos Internacionales que tuvieron lugar en Sevilla la semana pasada. Sin embargo, no pudieron hacerse con el entorchado ante una pareja a la que ya habían batido en la fase previa.

Pero si hay una victoria que destacar en el currículum de Paquito, ésa es la obtenida en Calgary (Canadá). Allí, sobre la pista del West Soccer Centre, el equipo compuesto por Aday Santana, David Losada, Guillermo Demianiuk, Jordi Muñoz, Juani Mieres, Raúl Arias y el propio Paquito se proclamó campeón del mundo por equipos tras vencer por 3-1 a la selección de Argentina.

El sevillano, pese a no disputar la gran final, jugó los dos primeros partidos ante México y Canadá. "Mientras estaba en competición tenía la agradable sensación de representar con nota a España a miles de kilómetros, y encima conseguimos la victoria, no se podía pedir más. Fue algo muy grande", comenta.

Pese a obtener un éxito de tal envergadura, no se conforma. "Con mi edad lo importante es seguir trabajando día a día y jugando cuantos más torneos mejor".

Y la lógica dicta que no debe conformarse. Con su juventud aún le queda mucho tiempo para aprender, como él mismo reconoce. "Tengo que mejorar muchos aspectos de mi juego. En ocasiones me voy del partido y realizo golpes innecesarios que me hacen perder puntos. Es algo que tengo que pulir para hacerme más consistente. Además, me gusta jugar mucho al ataque y hay veces que descuido los aspectos defensivos".

Sus perspectivas ahora son convertirse en un jugador contrastado a nivel nacional y poder seguir entrando en los planes de los seleccionadores nacionales.

Siendo constante en el trabajo, no hay duda que está en el camino correcto. En sus inicios, nadie quería jugar con él. Ahora, parece que tampoco.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios