desde mi córner

Luis Carlos Peris

Ardua misión es suplir a Kanoute

Las palabras del fantástico jugador abren el debate sobre la complicada tarea de componer un equipo sin él

AUNQUE en esta vida tiene fecha de caducidad, aunque la eternidad es, según dijo Juan Pablo II en su día, sólo cosa de los predicadores que nos metían el miedo en el cuerpo, cuando se acaba un ciclo algo se muere en el alma, como cuando un amigo se va. Si un futbolista ha sido clave para la riada de plata que el Sevilla llevó a sus vitrinas en el último lustro, ese ha sido Kanoute. Marcó en todas las finales menos en la del Camp Nou con el Atlético de Madrid y lo más importante de todo en los casi seis años que lleva en Sevilla es la cantidad de veces que desatascó a su equipo, de la cantidad de embrollos que lo sacó.

Deslizó antier el fantástico futbolista que ni el club ni él ven con malos ojos acabar con la relación y si eso se cumple sí podrá afirmarse sin ambages de ningún tipo que el ciclo ha terminado. Con Palop viendo los partidos desde fuera, con Escudé lejos de la titularidad indiscutible, con Luis Fabiano en Brasil y si ahora se cumple lo que dice Kanoute, sólo nos quedaría Jesús Navas del gran Sevilla, de ese Sevilla que asombró al mundo con sus hazañas, que fueron muchas y muy brillantes. Es ley de vida, nada puede escaparse de la inexorable fecha de caducidad, y sólo resta desear que el nuevo proyecto camine por los acertados derroteros del anterior.

Por lo pronto de lo que no puede hablarse es de que el curso derive a fracaso. La última jornada ha sido estupenda para los intereses del Sevilla, pues al afortunado triunfo de Almería hay que añadirle la victoria del Espanyol sobre la tropa de Caparrós. Europa se ve más cerca y el hecho de que la Champions se contemple lejanísima no es motivo para hablar de frustraciones. Y con esas premisas hay base para edificar un edificio que reúna parecidas condiciones de solidez que el anterior, ese magnífico equipo del que apenas quedan pilares. Lo de Kanoute tenía que llegar y encontrar algo similar resulta complicado, pero no debiera ser imposible.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios