Desde el fénix

José Ramón Del Río

Arturo da para Mas

EN unas declaraciones, que publica El Mundo, Arturo Mas, presidente del partido Convergencia de Cataluña, decía que si el Tribunal Constitucional "toca" el Estatut, Cataluña "debe salir a la calle", y por si no se le hubiese entendido, añadía: "No aceptaremos que el TC toque una coma de un Estatut que ha sido aprobado en referéndum por los catalanes" y termina diciendo que "si el TC fuera independiente debiera inhibirse del recurso, porque Cataluña es una nación y no una más del café para todos".

Por su aspecto físico, el político catalán podría ser fácilmente confundido con lo que generalmente, se conoce como un chulo o un matón y, si se le oye hablar -como alguno pudimos hacerlo en la conferencia que dio en Sevilla, en el ciclo del Foro Joly- desaparece cualquier duda sobre que uno pudiere estar confundido. Sus respuestas en el coloquio posterior a la conferencia así lo demostraron. Como es lo propio, le han llovido críticas de todos lados, y se le acusa de comportamiento antidemocrático al no aceptar el papel de las instituciones del Estado, invitando a la algarada callejera, cuando se dicta una resolución por quien compete y que no gusta. Pero aunque no está en mi animo defenderlo, sí que hay que recordar algunas atenuantes para sus chulescas y antidemocráticas declaraciones. Tales son: en primer lugar, las del presidente Zapatero, que prometió que el Estatuto que aprobara el Parlamento Catalán no sería modificado por las Cortes Generales, ni en una coma; en segundo lugar, el Estatuto que estudia el TC, recurrido por inconstitucional por el Defensor del Pueblo, cinco comunidades autónomas y el PP, había pasado todos los filtros -dice Mas- por haber sido aprobado por los parlamentos catalán y español y en referéndum ( no votó ni el 50% del censo), y habría que añadir una tercera atenuante: muchos de sus artículos, recurridos por inconstitucionales, han sido copiados literalmente en el nuevo Estatuto de Andalucía, que no ha sido recurrido.

Parece que la sentencia está ya próxima a publicarse y, aunque en nuestra sociedad no hay espías, ni escuchas telefónicas, se sabe que existía empate sobre apreciar o no artículos inconstitucionales, y que la presidenta no quiso romperlo con su voto de calidad, sino que ha dedicado sus esfuerzos a convencer a dos vocales, que los presuntamente progresistas consideran supuestamente conservadores, de que nada tiene el Estatut de inconstitucional. Por ello, parece que con el voto en contra de cuatro vocales se dictará una sentencia que no obligue a Mas a sacar a la calle a Cataluña. Aunque dicen sus adversarios "que este Arturo no da para más", sí que ha dado bastante este Mas.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios