El balcón

Ignacio / Martínez

Autocrítica

OIGO con agrado al presidente de la Comisión Europea hacer autocrítica. Me explico: se autocritica a sí mismo, porque algún personaje de reciente aparición se autocritica en cuerpo ajeno; en el de Zapatero o en el de Navarro. ¡Qué cosas nos traen los nuevos tiempos! De toda la vida, uno se auto criticaba cuando decía que había hecho algo mal. Pero en fin, en este caso Barroso se autocritica a sí mismo en la apertura de los Open Days de la UE sobre política regional celebrados esta semana en Bruselas y afirma solemne que hemos gastado mal los fondos europeos, que él sabe de lo que habla.

Entiéndase, él tiene que saberlo, porque fue primer ministro de Portugal y dispuso de miles de millones en fondos sociales, feder, de cohesión o de pesca. Y supongo que a estas alturas está al corriente de que no los gastó de la mejor manera. De hecho sostiene que si hubiese estado bien invertido de verdad el dinero, habría producido un mayor desarrollo. Él habla en general, un servidor piensa en el sur de Europa.

La reflexión del presidente de la Comisión evoca el caso andaluz. ¿Sabemos si gastamos bien los 80.000 millones de fondos europeos que han venido a Andalucía desde 1986? Por ejemplo, si todos los teatros que se hicieron en nuestros pueblos tienen un uso razonable o si los hay con una o ninguna función al año. Lo mismo cabe preguntarse de todo tipo de infraestructuras municipales. O si fueron rentables para Andalucía los 15.000 millones de euros destinados al olivar. Quizá hubiese sido mejor que el mismo dinero viniese condicionado a industrialización, embotellado, marcas y mercado exterior.

Capítulo aparte merecen los 5.500 millones que han venido para Fondo Social. ¿Han tenido un destino adecuado? ¿Cuántos de estos euros han ido a parar a los ERE fraudulentos? Alaya, que tanto gusta de abrir nuevas vías de investigación, tiene ahí un filón: el fraude al presupuesto comunitario. También tiene oportunidad de profundizar en el tema el PP, la prensa en general y el propio Gobierno andaluz lleno a rebosar de regeneracionistas de izquierdas.

Estaría bien, y sería coherente con el discurso de la propaganda oficial, que ahora con el cambio se hiciese una auditoría sobre cómo hemos gastado ese dinero. Sin ánimo de vendetta, sólo para aprender de cara a un futuro en el que tendremos menos fondos. El problema con nosotros, y me incluyo en plan autocrítica de las de antes, es que siempre nos fijamos en la cantidad. Queríamos más y más dinero, y no nos preocupamos tanto del destino. Mal hecho.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios