Viva Franco (Battiato)

"Aviso de masturbación"

EDITOR DE LA 'REVISTA MERCURIO'

Como se decía entre plumillas de la vieja prensa, la realidad tiende a chafar un buen titular. No obstante, ocurre que hoy por hoy la realidad es cosa de alteración y mejunje. Anda uno como sonámbulo entre lo real y su estafa. En la era digital, en pleno manicomio de las redes sociales, la realidad es como una especie de hipótesis permanente. Antes y después de Trump (¡cómo se le echa de menos!), el bulo ha creado el paraíso fake, ya sea obrado por Moscú o por cualquier otro contubernio de varia índole (supremacismo blanco, tu equipo de fútbol más detestado, una hermandad rociera, etcétera). Lo que en verdad ha sucedido no importa, puesto que podría haber sucedido. La mentira ha adquirido un corpus verídico. Y no importa tanto el bulo, sino que nos haga reír salutíferamente.

Todo este muermo plúmbeo y protocolario viene a cuento del falso "Aviso de masturbación" que, supuestamente, apareció en los baños de una facultad de la Universidad de Sevilla. De inmediato se hizo viral en redes sociales, provocando carcajeo vario acerca de la potencia de regadío del joven sevillano en flor.

En dicho aviso se denuncia que los alumnos se masturban ilegalmente en el recinto universitario. Se explica el daño causado a las tuberías del baño, las cuales se bloquean por "cantidades excesivas de acumulación de descargas humanas" (entiéndase semen alegre o reprimido y no aguas mayores ni menores, por no hablar de fluidos sanguinolentos provocados por la madre de todas las reglas). Asimismo se denuncia el alto coste que supone reparar los daños causados por la riada de estos desahogos íntimos. Por todo ello, en caso de descubrir nuevas descargas, se anuncia que éstas se analizarán científicamente para sancionar con 1.000 euros al onanista delincuente.

Ni que decir tiene que nos habíamos puesto de parte de la libertad eyaculatoria de los sufridos universitarios, hasta que hemos sabido que la noticia responde a un bulo. El aviso masturbatorio no es más que un burdo fake, pues apareció, entre otros peregrinos lugares, en los baños de un albergue municipal de Valsequillo (Gran Canaria) y en los del IES Gabriel Alonso Herrera de la toledana Talavera de la Reina. Pero, en fin, igual que la realidad te estropea un buen titular, pues igual ocurre cuando te chafa un tema que podría haber dado su juego en una columna volandera como la presente. Si es por seguir por la vía eyaculatoria, tendremos que consolarnos con hablar otro día de la nostalgia, esa masturbación moral y mental, como decía Mark Twain, el creador de Tom Sawyer, probable pajillero en potencia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios